viernes, 11 de septiembre de 2015

Francine Secretan, esculturas y un Espacio Ritual andino en Achocalla

Su taller, hasta hace poco colmado de sus obras, ha quedado solitario. Sus esculturas de 4,50 a cinco metros de alto yacen sobre bases de cemento en un mirador de Achocalla frente a la vista de un paisaje dominado por el Illimani, el Mururata, el Illampu y otras montañas que rodean a La Paz. La artífice de la obra denominada Espacio Ritual es la artista suizo-boliviana Francine Secretan.
Hace 35 años Secretan llegó a Bolivia. Desde su adolescencia se había prometido visitar Sudamérica y, años después, al enamorarse de un boliviano, llegó al país donde desarrolló gran parte de su carrera. Sus obras escultóricas están en Estados Unidos, Japón, Suiza, Brasil, Perú, entre otros países. La más reciente está compuesta por cuatro esculturas y será presentada mañana, 12 de septiembre, a las 12:00, en Alto Marquirivi-Achocalla.
La presentación contempla una ofrenda ritual, un apthapi, y la presentación de la Orquesta Experimental de Instrumentos Nativos dirigida por Carlos Gutiérrez.
El terreno, donde antes se desechaba basura, se ha convertido en un lugar artístico a cielo abierto con la intención de que se proyecte como un espacio ritual y un atractivo turístico.

La Puerta o Chakana, La Cruz andina, El Guardián masculino y El Recipiente de energía, son las piezas que forman parte de la obra. Después de una búsqueda por varios lugares donde se realizan rituales andinos, la artista halló un mirador "espectacular” en la zona de Achocalla, donde reside actualmente.


"Me interesa dar otra vez una función a la escultura, que no sea algo estético. Pienso que es un objeto que encierra símbolos y energía especial. Hacer escultura en formato grande es devolverle su función original, como ha pasado en la historia de la civilización, en donde tenía un cometido muy preciso”, detalla la artista.
18 toneladas de rituales andinos
Secretan ha realizado tres obras previas relacionadas a los espacios rituales porque desde que llegó a Bolivia tuvo un creciente interés por la simbología y cosmovisión andinas.
Su reciente trabajo le llevó aproximadamente un año de ejecución; las piezas representan 18 toneladas de metal y piedra comanche que ya están ubicadas en Achocalla. Secretan argumenta que los espacios rituales, como todo en la naturaleza, están cargados de una energía que nace, crece y muere, algo que inspiró la realización del proyecto.

Explica que La Puerta -de piedra comanche- representa la delimitación del espacio común a lo ritual, de lo profano a lo sagrado. Así se abre el espacio en donde las otras piezas de metal establecen esa relación de conexión entre el mundo de arriba y el de abajo, con ese mundo exterior e interior del ser humano (Alaxpaxha, Akapacha y Manqhapacha), donde un círculo infinito simboliza lo eterno e invita a las fuerzas cósmicas.

Desde que nacieron como simples maquetas hasta instalarlas en la intemperie, la artista reconoce que -más allá del conocimiento y los años de experiencia- la intuición formó parte intrínseca de sus esculturas.
"Es una responsabilidad tremenda, hubo un momento en el que me dije ‘lo que hago tiene sentido y está respaldado por una serie de conocimientos’, pero (la obra) se ha ubicado en un lugar en donde tal vez las personas no se han relacionado con el arte previamente. Al fin y al cabo, podría parecerles una intromisión”, dice al emocionarse hasta las lágrimas.
Y es que trasladar una obra de 18 toneladas y establecer las piezas en un sólo día no fue tarea fácil. Una vez en Achocalla, los vecinos se acercaron a presenciar lo que sucedía y empezaron inmediatamente a comentar sus propias interpretaciones referidas a los grandes objetos, justamente uno de los objetivos de la artista.
De afuera hacia adentro
En la actualidad, según explica Secretan, el bombardeo de información, de entretenimiento y la lucha diaria para proyectar una relación con el exterior y el futuro, deja de lado que el ser humano establezca una conexión con sí mismo.
Espera que el lugar en donde se ubica el Espacio Ritual propicie esa conexión con la inmensidad de la vida, pero, además, con la que existe dentro de cada persona. "Si nos sentimos perdidos, es porque hemos olvidado nuestro centro”, añade.

En todos los años que vive en Bolivia considera que el país es una parte fundamental del desarrollo de su arte, un lugar en el cual piensa seguir viviendo.
A un día de la presentación de la obra tiene mucha curiosidad sobre cuáles serán las opiniones de los asistentes.
Espera que, a la vista de las montañas y nevados, las personas se apropien de ese Espacio Ritual como un lugar donde puedan realizar sus tradiciones y costumbres ancestrales.

Obra y coordenadas
Financiamiento Espacio Ritual fue financiada por la Fundación Bonhôte - Suiza.
Acto En el acto de inauguración estarán el Embajador de Suiza en Bolivia, Peter Bischof, y el alcalde de Achocalla, Damaso Ninaja Huanca, entre otras autoridades.
Buses Para las personas que deseen asistir se habilitarán buses que partirán desde las 11:00 desde la Plaza Humboldt. A las 15:00 las movilidades dejarán Achocalla rumbo al mismo lugar de partida.

Google
Yahoo!
Digg
Sonico

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro