miércoles, 20 de noviembre de 2013

Fundación promueve talento artístico en el área urbana y rural

Con el objetivo de incentivar el talento y la creatividad de niños y jóvenes que viven en el área urbana y rural del país, la Fundación Internacional Ivar Méndez (IMIF, por sus siglas en inglés) implementa un programa integral que busca desarrollar y visualizar su potencial artístico.
Desde hace nueve años, esta institución organiza un concurso nacional en las técnicas de pintura, escultura, grabado y dibujo, dirigido a estudiantes de todas las escuelas de arte menores de 30 años que, además de dar sus primeros pasos en esta carrera, tienen la oportunidad de exhibir sus obras en museos.
Mientras que en el área rural, desde hace dos años, artistas de Bolivia y Canadá viajan periódicamente para impartir talleres de dibujo, pintura y cerámica a niños de 26 escuelas de las poblaciones de Huanco, Iskanwaya y Pusillani, del municipio de Aucapata, en La Paz.
"El talento y la inteligencia son atributos comunes de todos los seres humanos, sin importar su ubicación geográfica o sus circunstancias socioeconómicas. Es la oportunidad, o la falta de ella, la que determina la habilidad de desarrollar nuestro potencial humano”, afirma el artista y neurocirujano boliviano Ivar Méndez, director de esta institución y que actualmente radica en Canadá.
La IMIF tiene como objetivo brindar una ayuda integral a niños que viven en los Andes de Bolivia, al darles la plataforma estable para su desarrollo a través de una nutrición adecuada, vivienda, salud y educación, con el fin de convertirlos en "agentes de cambio para la prosperidad a largo plazo en sus comunidades”.
Vivencia en el área rural
Para el artista Javier Fernández, quien compartió esta experiencia con el acuarelista Mario Conde, participar en este proyecto fue como un sueño cumplido de "construir a través del arte lazos permanentes para intercambiar saberes y experiencias mutuas que nos enseñen a mirarnos como somos, a construir una sociedad sin complejos ni prejuicios”.
Después de un viaje de siete horas, finalmente llegaron al municipio de Aucapata, donde pasaron cinco días intensos junto a niños que, con un entusiasmo genuino, pusieron su creatividad al límite con un arte simple, pero basado en su entorno y la realidad que viven.
En esta ocasión también estuvo presente la artista canadiense Joy Laking, quien forma parte del proyecto desde sus inicios. Junto a ella, con frecuencia viajan estudiantes de último año de la Academia Nacional de Bellas Artes, quienes por dos meses realizan prácticas para enseñar arte a los niños en las escuelas rurales.
Vanesa Sykes, responsable del monitoreo y evaluación de los proyectos de la IMIF, asegura que "es una experiencia excelente que los niños esperan todo el tiempo y les ayuda a desarrollar un método de expresión táctil con el que no limitan sus sueños”.
Dotados del material necesario, los niños pusieron manos a la obra y desarrollaron una serie de obras que impresionaron a estos artistas de renombre al ver que, por su inocencia, tienen una forma distinta de entender la vida.
"Estoy convencido de que los cambios vienen desde adentro y si esos niños pueden alcanzar su potencial humano y desarrollar su creatividad, el futuro para ellos, sus comunidades y el país es promisorio”, asegura Méndez, en contacto telefónico con este medio.
Desde el área urbana
Bajo la temática de migración e identidades, este año lanzaron la convocatoria al concurso de arte anual, al que se presentaron 40 obras de artistas nóveles de todo el país y se seleccionaron 11 entre los ganadores y las menciones especiales.
El jurado -compuesto por los artistas Alfredo La Placa, Chrystal Ostermann, Fabricio Lara, Silvia Peñaloza, Carolina Lovo y José Bedoya- evaluó la profundidad de las obras, la sensibilidad con que afrontaron el tema y cómo desarrollaron sus conceptos a través de lo visual.
"Apostar por la juventud es importante en nuestro país y este concurso trata de hacer visibles los trabajos e impulsar a jóvenes a seguir sus carreras y tener mayores opciones de visualización en la sociedad”, afirma Bedoya.
Para Roly Huanca, de 27 años, ganar el primer lugar en las categorías de pintura y de dibujo y grabado no sólo fue una sorpresa, sino un incentivo en este camino del arte en el que considera es difícil sobresalir.
Además, asegura que estos concursos son importantes porque "hay muchos jóvenes talentosos que además de expresarse tienen oportunidad de llegar a un espacio de difusión”.
En la categoría pintura, Douglas Rivera obtuvo el segundo lugar y Gebracia Aruquipa el tercero. Mientras que en la de dibujo y grabado, Judith Huanca obtuvo el segundo puesto y Néstor Sánchez, el tercero. La categoría de escultura, no obstante, este año fue declarada desierta.
Ostermann considera que estos concursos muestran los valores, intereses y la búsqueda de un pueblo, a través de artistas que se convierten en la punta de lanza de una sociedad. "La escuela te enseña cómo hacer, te muestra un camino, pero el cómo lo recorran va a depender de ellos”, agrega.

Al ver el interés y esfuerzo de los participantes, la IMIF continuará con este programa que -como afirma Méndez- tiene la intención de contribuir a la formación de bolivianos jóvenes, porque en su talento radica el futuro del arte en Bolivia.

Proyecto de arte
Exposición La exposición Migración e identidades, promocionada por la Fundación Internacional Ivar Méndez, estará abierta hasta el 9 de diciembre en el Museo Costumbrista Juan de Vargas, en La Paz.
Premios Este año, la fundación premió a los ganadores con 700 dólares al primer lugar, 300 dólares al segundo lugar y 200 al tercero, en cada categoría.
Convocatoria El concurso de la Fundación Internacional Ivar Méndez es anual y las convocatorias se realizan a principios de año.
Contacto Para más información llamar al 2146380 o escribir al correo electrónico: info@ivarmendezfoundation.org.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro