lunes, 27 de junio de 2016

Tetraskel, un acercamiento al teatro que cuestiona

Son la nueva sangre del teatro en Sucre con proyección nacional e internacional. Jóvenes que se toman las cosas en serio, y mucho más al arte y al teatro. Marisol Campos y Jamil Estrada, fundadores y directores del grupo Tetraskel, ya han sido reconocidos con el primer lugar en el Concurso Nacional de Dramaturgia impulsado por Off Bolivia, una organización compuesta por destacados elencos dedicados a las artes escénicas. Escriben, actúan, dan talleres, llevan el teatro más allá de los circuitos tradicionales, encaran los temas que hay que encarar en la Bolivia de este siglo. Teatro para pensar, para reconocerse, para cuestionarse. Marisol Campos nos habla de todo esto en este diálogo con Puño y Letra.

PyL: Con el guion de la obra “Luna de miel” ganaron el Concurso Nacional de Dramaturgia impulsado por Off Bolivia, una organización compuesta por destacados elencos dedicados a las artes escénicas: ¿de qué va la obra, cuál es el proceso que ustedes siguen para escribir una obra de teatro y cuál el impulso real de un premio como el que ganaron?
M.C: “Luna de Miel” es una obra teatral que aborda las complejas dinámicas de la violencia que circulan en las relaciones de pareja en una sociedad patriarcalista y conservadora como la nuestra -específicamente abordando la máxima expresión de ésta violencia a través del feminicidio- y lo hace a través de una pareja de jóvenes que vive en constante tensión sobre los roles de género actuales y las clásicas problemáticas presentes en una pareja. Ellos, por “seguir la tradición”, se casan y al encontrarse en su “luna de miel”, todos estos detonantes explotan al quedarse suspendidos en un tiempo y espacio por un terremoto que los aísla en el hotel, es en este estado de tensión total donde se enfrentarán hasta llegar a límites insospechados, planteando cuánta violencia puede generarse por cumplir las imposiciones propias de nuestra sociedad y cuántas veces puede devenir en la muerte.

Al empezar una obra de teatro, primero buscamos el tema, siendo éste siempre un tema personal del cual queremos hablar como personas y artistas, a partir de la elección realizamos una investigación, intentando que sea lo más profunda posible, por medio de investigaciones bibliográficas, entrevistas, relatos y testimonios relacionados, a través de esto creamos la historia, siendo siempre que el trabajo lo realizamos de manera conjunta Jamil y yo, por lo que amplía nuestra visión, ya que ambos poseemos puntos de vista muy dispares, luego empezamos el verdadero proceso de escritura por medio de una escritura más libre, partiendo del “Yo” de cada uno enriquecido con la investigación, de esta forma tratamos de obtener una dramaturgia que sea genuina para nosotros y que refleje el verdadero problema. Después pasamos al punto de unir el trabajo, ya que no lo realizamos cronológicamente, y su posterior edición, que es el trabajo en el que más tardamos y en el que muchas obtenemos giros interesantes. Por ejemplo, en este trabajo llegamos a tener como veinte versiones del mismo.
El impulso real que tuvimos para este premio fue la publicación de nuestro trabajo en la prestigiosa revista especializada en dramaturgia, “La Escencia”, por lo cual nos sentimos muy felices. Este reconocimiento nos ha abierto muchas puertas y sentimos que hemos crecido y esto nos impulsa a continuar nuestro trabajo con muchas más ganas.

PyL: Es sabido que en Sucre hay una tradición actoral importante. Esto viene de la mano del Teatro de Los Andes y otros grupos como La Cueva, pero no se hace mucha dramaturgia, es decir no se produce muchas obras de teatro o, por lo menos, esa es la percepción. ¿Les parece que las nuevas generaciones están preocupándose por esta carencia?
M.C: Es cierto que no existe mucha gente interesada en la dramaturgia, y esto no es solo en Sucre, ya que parecería que la gente se encuentra mucho más interesada y cómoda en actuar que en escribir. En la misma publicación de la revista, el editor Jorge Alaniz, mencionaba que les era muy grato comprobar la diversidad de temas y estilos de escritura de las tres obras ganadoras en un país donde hay muy pocos que escriben teatro. Pero al mismo tiempo sentimos que últimamente si existe gente, en especial jóvenes que han encontrado un gusto personal al poder expresarse a través de este arte. Con Jamil hemos venido dictando talleres de escritura básica desde hace 2 años y hay gente interesada que tiene mucho por expresar.

PyL: ¿Cuáles son las principales preocupaciones para dos personas jóvenes cuyo proyecto es enfrentarse a la vida a través del teatro?
M.C: Creemos que todos los artistas tenemos más o menos similares preocupaciones. La principal es plantearnos cómo vivir dignamente solo de nuestro arte en un país en donde existe muy poco apoyo, tanto de las instituciones como del público en general. Otra preocupación que nosotros vemos palpable en nuestro medio es el difícil acceso a una educación en artes escénicas, que sea accesible y de calidad para que podamos crecer como artistas. Y, por último, una carencia que tenemos en Sucre es la falta de espacios de trabajo para los artistas escénicos.
Pero al mismo tiempo vemos que como sociedad estamos algo acostumbrados a quejarnos simplemente de nuestros problemas, por lo que creemos que debemos buscar soluciones autogestionables y autosustentables, como ser proyectos, gestión cultural y producción, y ante todo siempre buscar que nuestro trabajo mejore cada día más; sí, es una decisión muy difícil querer vivir solo de nuestro arte, en este caso del teatro, pero ya varios artistas lo han conseguido ya que han alcanzado un nivel de trabajo profesional y competitivo, como ser en nuestro medio el Teatro de Los Andes o el Teatro de la Cueva, todos con un trabajo reconocido internacionalmente, esto es a lo que aspiramos, tener un trabajo de calidad que pueda ser reconocido y con él, como nuestra mejor arma, “enfrentarnos a la vida”.

PyL: ¿Hay cierto signo de activismo en su teatro? Ahora mismo, están en plena actividad pedagógica, haciendo talleres en el interior de Chuquisaca, Tomina y Alcalá, ¿qué tipo de talleres son esos? ¿Cómo llega su arte a las comunidades más alejadas de la ciudad?
M.C: En Bolivia muere una mujer cada 3 días, y sin querer victimizar a la mujer ni satanizar al hombre, queremos cuestionar por qué se trata este tema de esta forma por parte de la población y las mismas instituciones públicas, por qué a nadie parece importarle mucho y parecería haber normalizado esta violencia.
Por otro lado, creemos firmemente que el teatro es una herramienta interpeladora viva, y tal vez ésta sea una de las razones por las que a mucha gente no le guste tanto ir al teatro, y por esta misma razón la gente “debería” ir al teatro, para encontrarse con su misma humanidad y cuestionarse, por esto buscamos que por nuestro teatro no siempre se presente en espacios convencionales, sino más bien podamos expandir este arte a todos los lugares que se pueda. Y en los últimos tres años hemos trabajado mucho en esto, presentando nuestro trabajo, impartiendo talleres de puesta en escena y actuación y creando nuevos grupos de teatro en provincias y lugares alejados del centro, como ser en colegios periurbanos en Tarabuco, Monteagudo, Tomina, Alcalá, Cajamarca, entre otros. Y este trabajo hemos podido realizarlo en un trabajo conjunto por proyectos culturales con Organizaciones No Gubernamentales, como el Proyecto LANZARTE de la Ayuda Obrera Suiza y la Fundación Tréveris, e instituciones públicas como los SLIMS y las Defensorías.

PyL: En cuanto a Sucre, cómo les va en sus talleres, es posible la autogestión, o es que siempre hay que echar mano a la ayuda pública. Cómo ven esta relación siempre tensa. Cómo se están abriendo camino ustedes.
M.C: Como ya mencionamos, existe una carencia en la ciudad en lo que se refiere a una formación accesible para todos en artes escénicas, y si queremos como artistas emergentes que nuestro trabajo mejore, debemos formarnos constantemente, por lo que los dos hemos intentado estar siempre en talleres, y desde finales del año pasado hemos iniciado un ciclo de talleres muy exitoso, que fue desde la preparación y entrenamiento vocal y físico, la creación teatral y la actuación como tal, siendo un total de cinco talleres hasta ahora, dos dictados por nosotros, dos talleres dictados por integrantes del Teatro de Los Andes y uno que está siendo dictado por Diego Aramburo, y de los 5 talleres sólo este último ha recibido el apoyo del Gobierno Autónomo Municipal de Sucre, siendo todos los demás autogestionados, y estamos muy felices de este mismo resultado, ya que podemos ver que se puede trabajar independientemente.

Por esta misma razón, creemos que el trabajo con la ayuda pública debe ser un trabajo conjunto, que no debe quedar en un asistencialismo y que debemos tener proyectos autosustentables que puedan desarrollarse y crecer, pero al mismo tiempo creemos que un apoyo por parte de las instituciones es imprescindible, no solo con brindarnos recursos para proyectos pequeños, que también debe darse como un incentivo y para que el arte pueda difundirse más, sino también con verdaderas políticas culturales, como poder brindarnos a los artistas espacios de trabajo con condiciones mínimas de funcionamiento, como por ejemplo el Teatro 3 de Febrero, el cual se encuentra inhabilitado desde hace mucho tiempo por refacciones más externas y no así por los verdaderos problemas internos que presenta, o el hecho de que el Estado decide apoyar proyectos multimillonarios que realmente no fomentan a la cultura, como por ejemplo el Dakar. Es cierto que en los últimos hemos mejorado en el tema de cultura pero sentimos que se puede hacer mucho más.

Y por último, creemos que la única forma de abrirse camino en este medio, es trabajar seriamente, sabemos que nos falta muchísimo y lo único que nos queda es seguir trabajando en pos de ser mejores cada día.
TETRASKEL EN BREVE
Jamil Estrada y Marisol Campos son directores, dramaturgos y actores sucrenses, empezaron a hacer teatro desde el año 2010.

Poseen una amplia formación en teatro con destacados artistas bolivianos, como Diego Aramburo, el Teatro de Los Andes, Pacho González, Kike Gorena, entre otros. Dictaron y organizaron más de 15 talleres en teatro independientes o trabajando con diversas instituciones. Han actuado en cortometrajes, comerciales, series y películas Bolivianas, las más representativas, el Comercial de “El Cochinin” de EMAS, y la película de Jorge Sanjinés “Juana Azurduy: Guerrillera de la Patria Grande”. De igual manera han sido ganadores y estado presentes en varios Festivales y Concursos, entre otros, el Premio Nacional “Peter Travesí” el año 2011, el 3er Festival Nacional de Cortometrajes “FRAGMENTOS VISUALES”, todas las versiones del Festival de Arte y Descolonización Juana Azurduy/Manuel A. Padilla, el Festival Internacional ENARTES el 2015, y son ganadores del Concurso de Dramaturgos Sub-30 del Colectivo OFF Bolivia este año.


EL PREMIO DE OFF BOLIVIA, ALGUNOS DETALLES PARA CONOCER
“La convocatoria del concurso estuvo dirigida a artistas emergentes, que tenía el requisito digamos, de que los autores de las obras presentadas no podían ser mayores de 30 años. Esto es un gran impulso para el trabajo que venimos haciendo con nuestro propio elenco ‘Teatro Tetraskel’, con el que tenemos un trabajo intenso y el núcleo somos precisamente Jamil y yo”, explicó Campos.

Todos los premios obtenidos tienen que ver con fomentar el trabajo que realizan los artistas, por ello, en La Paz se realizó una lectura dramatizada del guión de Campos y Estrada, a cargo de los actores de la prestigiosa Hollywood Academy of Performing Arts (HAPA) de La Paz.

La lectura es uno de los ejercicios de la puesta en escena, y el objetivo es que los autores aprecien su obra como si estaría puesta en escena y observen detalles a mejorar, pero además reciben observaciones de Off Bolivia y “El Masticadero”, que cuenta con una de las dramaturgas más destacadas de Bolivia, Claudia Eid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro