miércoles, 7 de diciembre de 2016

Susana Castillo: 25 años de arte

LA ARTISTA PLÁSTICA ES ESPECIALISTA EN RETRATOS CON LA TÉCNICA PASTEL | HA PRESENTADO MÁS DE 300 EXPOSICIONES EN VARIOS PAÍSES COMO BOLIVIA, ARGENTINA, BÉLGICA, BRASIL, ESTADOS UNIDOS, ESPAÑA Y EL PERÚ.

Susana Castillo López nació en La Paz pero radica hace varios años en Cochabamba. Realizó sus estudios universitarios en la Universidad de Texas e hizo especialidad en el género del Retrato en la Academia “Artium” de Madrid y en la Escuela de Artistas de Scottsdale, en Arizona.



SU TRAYECTORIA

“Comencé desde niña, tengo dos hermanos mayores y mi padre era arquitecto, mientras a él hacia sus planos nosotros jugábamos con la regla, el lápiz, la escuadra y todo lo que él tenía para trabajar. Para mí ha sido muy fácil decidir cuál iba a ser mi carrera artística. Salí del colegio Alemán de La Paz y posteriormente me fui a Estados Unidos a la Universidad de Texas, egresé el año 1972 y me fui a España donde viví ocho años trabajaba de día como secretaria bilingüe, por eso soy muy ordenada, y de noche a la Escuela de Arte “Artium”. Mi maestro fue Eduardo Peña, aprendí escultura y dibujo. Después fui a Arizona donde mi hermano mayor y tomé clases con un maestro maravilloso pastelista y retratista, ahí decidí que lo mío era el retrato y la técnica el pastel”, asegura.

“En el tema del retrato mi favorito es Velásquez, primero porque hay que aprender la técnica y la naturaleza, las normas y reglas, una vez que las conozcas las puedes romper, eso fue exactamente lo que hizo Diego Velázquez, pintor español. Yo soy de la idea academicista, se debe estudiar, una persona autodidacta puede llegar a grandes logros pero le cuesta más. Para hacer un rostro hay mucha información porque se detecta mucho más rápido un problema que en un paisaje, por ejemplo”, asegura.

Entre los 188 retratos comisionados hasta la fecha, la artista ha retratado al héroe cochabambino Esteban Arze, al Papa Benedicto XVI, al presidente de Bolivia José Miguel de Velasco, al Embajador boliviano Adolfo Costa du Rels, al Prefecto paceño Fernando Cajías, al Alcalde paceño Ronald McLean, a embajadores, cónsules y a otras personalidades de la sociedad boliviana. Su obra forma parte de las colecciones privadas de la Nunciatura Apostólica de La Paz, del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, del Museo Paredes Candia de El Alto, del Museo Elsa Paredes de La Paz y de la Casa Consistorial de Tarata.

Castillo ha retratado a más de 175 personajes representativos de distintas latitudes de Bolivia, respetando sus entornos y sus atuendos. Esta obra ha sido reproducida en formato de afiches, láminas y tarjetas que son siempre parte de sus exposiciones.

Debido a su naturaleza investigadora, la artista ha utilizado diferentes soportes para su creación artística: madera, estaño, cerámica, vidrio y pan de oro entre otros. Además de haber combinado diferentes soportes y técnicas, por ejemplo combinó madera con cerámica, estaño con madera, etc. En cuanto a la fotografía, Castillo López es fotógrafa premiada, posee un banco de más de 6000 fotografías de Bolivia.

Últimamente ha incursionado por primera vez en la técnica de la acuarela gracias a la visita a Cochabamba del gran acuarelista peruano Evaristo Callo, siendo su técnica preferida, la pintura al pastel seco.



SUS OBRAS Y MENSAJE

En cuanto a las obras a las que más cariño tiene, están “la cochabambinita” y “la tarijeña”, que siempre las piden. También le tiene mucho cariño al retrato de su mascota y en general a todo lo que pinta, porque lo he escogido y trabajado con cariño. Para su inspiración busca siempre variedad.

Otro tema que Castillo enfatiza es la práctica del registro de obras originales en el Servicio Nacional de Propiedad Intelectual, SENAPI, a través del cual pudo salir airosa de plagios efectuados a su obra. Ha registrado hasta la fecha más de 300 obras artísticas y una obra literaria.

“Creo que la clave para hacer un buen rostro es tener buenas fotografías y varias, se necesita mucha información del rostro. En cuanto al arte en Cochabamba creo que tiene un nivel sensacional en general, quizás nos falta apoyo para más espacios de exposición”, asegura.

La artista recomienda a los jóvenes estudiar en el extranjero para ver otras cosas y aprender más.

“Sería ideal que puedan asistir a la academia, es necesario porque no solo aprendes a dibujar, si no la filosofía que hay detrás del arte, porque hay obras maestras, eternas y clásicas, porque hay teoría detrás, no es una casualidad, hay fundamento”, asegura.

Susana Castillo también aconseja a los artistas, músicos, escritores, soltar la tensión, dejar por un momento la obra porque te empapas en eso y ya no ves con claridad.

“Yo siempre dejo una o dos noches a ver cómo queda, para posteriormente ver nuevamente con buenos ojos”, asegura.



RECONOCIMIENTOS Y PREMIOS

Primer Premio: Festival de Cine de Pueblos Indígena, La Paz, 1997



PINTURA/ESCULTURA

Tercer Premio Categoría Pastel Escuela de Artistas de Arizona,1989 y 1993.

Primer Premio Categoría Profesional

• Modelado en Arcilla Ceramic Enterprises, Florida, 2004.

• Medalla al Mérito Cultural en Artes Plásticas por la Asociación Boliviana “Pro Arte”, 2014.

• Certificado de Reconocimiento de la Gobernación de La Paz por Aporte a la Cultura, 2014.

• Reconocimiento de la Alcaldía de La Paz por Destacado Aporte Artístico, 2014.

• Escultura finalista Categoría Artes Plásticas Concurso Plurinacional Eduardo Abaroa, 2015.

Primer Premio Categoría Madera,

• Concurso Municipal de La Paz, “Forjando Identidades”, 2014.

• Segundo Premio Categoría Madera, Concurso Municipal de La Paz, “Forjando Identidades”, 2016.



MUÑEQUERÍA

• Tercer Lugar, Concurso Nacional de Muñequería, Museo Elsa Paredes, La Paz, 2011.

Medio Ambiente

• Finalista, Concurso Anual Responsabilidad con Medio Ambiente, Alcaldía de La Paz, Premio Empresarial La Paz Lider 2011.



FOTOGRAFÍA

Primer Premio, Concurso Anual, Semanario BOLIVIAN TIMES, La Paz, 1995.

• Finalista Concurso Nacional Fotografía Especies en Peligro de Extinción, FUNDACIÓN VIVA, 2014.

• Segundo Premio Concurso Fotografías de Turismo, ADETUR, Cochabamba, 2014.

• Fotografía seleccionada para el libro “LAZOS Y LUCES”, categoría Biodiversidad, Cooperación de la Unión Europea, La Paz, 2015.

Academia Alta Pre-Zion presentará en música y danza Tric Trac, de Chocrón

La Academia de Artistas “Alta Pre-Zion” presentará el espectáculo teatral, acompañado con música y danza “TricTrac”, de Isaac Chocrón, entre el jueves 8 y viernes 9 en Sucre, 12 y 13 en la ciudad de Potosí el 15 y 16 en Cochabamba, para concluir la gira el 19 y 20 en la ciudad de La Paz.

Fundada bajo principios democráticos, según sus componentes, La Coopertiva Artística Nacional “Alta Pre-Zion” tiene como propósito establecerse como “un emprendimiento de propiedad colectiva, con el objetivo de fomentar la generación de una industria cultural, construir espacios de manera agrupada en los que se pueda brindar condiciones laborales óptimas para los artistas emergentes, así también ser un aporte e impulso al desarrollo del arte y la cultura en el país, proponiendo proyectos a gran escala”.

La Academia fue lanzada en marzo de este año, en coordinación con autoridades, padres de familia y estudiantes de la Unidad Educativa Naval “Héroes del Pacífico “.

La Obra que se presentará en esta ocasión es Tric Trac, de Isaac Chocrón, dramaturgo venezolano. Ofrece una enorme gama de emociones, pensamientos y experiencias ocultas, profundamente humanas.

18 esculturas de músicos renuevan el Nacimiento

Fueron entregadas ayer figuras de músicos de una orquesta autóctona, en total 18 esculturas de músicos con instrumentos nativos y tradicionales, una vez que fueron terminadas de esculpir el viernes 2. Las mismas serán acopladas al pesebre que se realizó el año pasado.

Dentro de las celebraciones navideñas, el municipio de La Paz realizó el VI Encuentro de Talladores en Madera 2016, esta actividad reunió a jóvenes talentos de este noble arte en la Plaza de las Cultruas, para dar vida a las 18 piezas de madera de álamo.

Grande fue la sorpresa el día de ayer cuando se vio concluida la obra. En un acto especial se entregaron reconocimientos a todos los participantes. Fueron cincuenta los artistas que con empeño y maestría completaron las obras, entre ellos 12 mujeres, quienes representan al país en concursos nacionales e internacionales.

Los que además destacan son cuatro jóvenes representantes de Escoma, maestros que tienen más de 15 años de experiencia; son técnicos y poseen un estilo único en cuanto al manejo de espacio, forma y dimensiones. “El trabajo que ellos realizan no se queda en Bolivia, todo es para la exportación”, sostuvo Edwin Mendez. Con el vasto conocimiento que poseen, apoyan y comparten experiencias con los demás talladores en cada uno de los encuentros. Uno de ellos es Rubén: “Trabajamos por contrato, estudié en una Asociación llamada OMG del sacerdote Padre Hugo, que la fundó en Brasil, y luego él se fue a Perú y emprendió trabajos de restauración y educó a los jóvenes en este arte. La institución fue creciendo y se inició aquí en Bolivia”, enfatizó el maestro Rubén Mamani.

Edwin Mendez, responsable del encuentro de Talladores, dijo: “Cada año se busca reunir a talladores expertos, estudiantes y público en general, para alentar una técnica colonial como forma de incentivar a este proceso técnico, las experiencias transmitidas a lo largo de los años, enriqueciendo el aporte de mejorar la calidad, como también las experiencias de destreza manual”.

Todos los trabajos fueron realizados con madera de álamo, troncos totalmente secos, algunos podridos, que los artistas, gracias a sus dones y visión, lograron rescatarlos, para convertirlos en obras de arte.

Mendez dijo: “Queremos que sea una forma de vida para ellos y de sustento, ofreciendo talleres y cursos de capacitación con lo que puedan perfeccionar su técnica. Para las próximas gestiones, se espera crear nuevas obras, esculturas con material reciclado y chatarra, y si es posible obras en bronce”.

El acto de entrega de obras y reconocimiento terminó con las palabras de Andrés Zaratti, secretario municipal de Culturas. “Seguros que el arte, la pintura, las artes plásticas y la música ayudan a mejorar el nivel de vida de la población; el hecho de romper la cultura del cemento y darle más color a la población es algo fundamental y eso nos da la certeza de seguir apoyando estos encuentros y darles las mejores condiciones. Es a través de estos encuentros que permiten el intercambio entre ustedes, una deuda pendiente que tenemos como ciudad, mediante el reconocimiento que se merecen como profesionales. En estos espacios abiertos es donde la población tiene la oportunidad de apreciar y valorar su arte”, concluyó.

Las obras entregadas, luego de pasadas las fiestas navideñas, serán colocadas en los distintos barrios de la ciudad de La Paz.

martes, 6 de diciembre de 2016

Javicho Soria, el boliviano que se ríe de sí mismo



Javicho’, —más bien Javier Soria “solo que todos me llaman así”—, rompió con los tabúes del ser boliviano al convertirse en el centro de atención en una sociedad a la que se le acusa de discriminadora para con el migrante de raíces amerindias. Y no solo ello, tras ganar el Campeonato Argentino de Stand Up Comedy, organizado por el canal C5N, donde fue elegido como el mejor stand up comedian entre 300 participantes, es prácticamente una celebridad que se ha codeado con los grandes del género tan explotado en Buenos Aires, donde “Javicho” (36) radica desde hace siete años. Lo suyo fue una agradable sorpresa para el público argentino, que veía en el barbado boliviano a un personaje que rompía con el tabú del “tímido, introvertido y antisocial” migrante del “gran país del Norte”, como suelen referirse algunos con ironía. La carrera de este personaje fue trepando de manera intempestiva hasta lograr actuar frente a 1.000 personas en 2015 en la veraniega Mar del Plata. Y hace algunos días, estuvo de vuelta en el país para hacer eso que le da salud a todos. Risas.

Tu estilo es de quien se ríe de uno mismo y de las situaciones desgraciadas. ¿Tiene algo que ver el hecho de que en Argentina el boliviano no es solo sinónimo de burla, sino también motivo de insulto?

Es la idea. Yo aprendí a ser humorista con esa técnica, la de empezar riéndome de mí mismo. En este formato de humor, la identificación de las personas viene desde aspectos que uno no espera. La gente vive la risa porque de alguna manera es algo que le ha ocurrido. En el caso de los bolivianos en Argentina por ejemplo, los chistes que yo hago son situaciones que todos de alguna manera la han vivido, y no hablo solo de los compatriotas, sino de los mismos argentinos. Como cuando cuento que fui un día a la cancha y veo y escucho que una hinchada gritaba “¡¡¡BOLIVIANO!!!” y yo digo “¡¡¡pero qué bienvenida que me están dando!!!, cuando en realidad estaban insultando a la barra contraria porque allá, lamentablemente, la palabra boliviano sirve como insulto. Pero los argentinos en el show captaron muy bien el chiste sobre un tema tan cotidiano como es el fútbol.

El boliviano, en Buenos Aires por lo menos, vive un ostracismo que lo lleva a ser considerado un personaje poco sociable o impermeable para el conjunto de la sociedad, ¿viviste esta situación?

Yo vivo allá desde 2009 y todavía tengo el tímido dentro. Pero me ha ayudado el tener muchos amigos argentinos, tal vez si compartiera con bolivianos nada más me costaría romper ese muro que existe entre nuestra colectividad, cuyos miembros se juntan solo entre ellos y hasta tienen sus propios restaurantes y discotecas para socializar. Yo actúo tres veces por semana para un público mayoritariamente argentino y eso me ha abierto puertas, he logrado mimetizarme, aunque tengo que admitir que cuando me reúno entre comediantes argentinos soy el que menos habla. Pero como dices, la comunidad boliviana no es de salir a teatros, cines, tienen un circuito propio para reunirse. Eso no quiere decir que no haya actuado para ellos, lo hice en barrios donde la respuesta ha sido diferente. Aunque también es cierto que en mis últimas actuaciones esto ha ido cambiando, hace poco en un salón había tanto argentinos como bolivianos, algo que me ayudó a darme cuenta de que los chistes llegan de diferente manera según la procedencia del público.

Hablemos de tus iniciosComencé de a poquito. Primero presentándome en bares y clubes de comedias sin cobrar nada, ni un peso. Mi trabajo comenzó a hablar por sí solo, surgieron contratos y me pagaban bien. Ahora estoy a un punto de trabajar con una productora que se llama Stand Up Argentina y somos un grupo de 10 personas. Con ellos estamos muy activos en eventos privados, shows, clubes de comedia y algo que he ido aprendiendo es a valorar más lo que hago. En la actualidad es muy difícil que vaya a algún lugar sin cobrar, porque en Argentina todo el mundo te comienza a valorar como artista. Tus tópicos son temas actuales, incluso muy políticos.

Yo cuento las cosas desde mi perfil de un mestizo de clase media. Sobre ello tengo que admitir que la percepción de mí como boliviano no es la misma que la del migrante que llega a ganarse la vida como proletario, que resulta ser la gran mayoría. Y también he notado cierta discriminación en ese sentido, ya que al no ser obrero o morenito me dicen que no parezco boliviano. Yo digo ¿cómo es parecer boliviano?, ¿cuál sería el prototipo? Y ahí también sale otro tipo de prejuicio muy arraigado en la sociedad bonaerense del cual yo me agarro para hacer mis presentaciones. No faltó aquel que me dijo “los bolivianos vienen a robarnos el trabajo” y fue una situación muy interesante porque yo dije ¿cómo se hace para robar un trabajo? (ríe). Entonces creé uno de mis sketchs más aplaudidos cuando a punta de pistola le quiero robar el trabajo a un empleado argentino de McDonalds que me ruega por su vida, ése fue uno de mis mejores trabajos para el público.

¿Hubo alguien que lo haya tomado para mal o no entendió el chiste?

No, la verdad es que nunca me pasó, todo lo contrario, hubo argentinos que se me acercaban y me decían “tenés razón, somos un desastre”, pero yo les decía que en todos lados sucede. Aunque sí he recibido ataques por las redes sociales, que es el medio más cobarde para decir algo. Me dijeron de todo, que este país te da de comer y que yo encima me burlo. Pero nunca nada grave y yo debo tomarlo con humor. A veces contesto con sarcasmo, pero nada más.

¿Algún momento inolvidable?

Varios, pero sin duda lo que más me marcó fue cuando conté anécdotas con las cuales el argentino se identifica de inmediato. Para los que no lo saben, allá la palabra boliviano se usa para hacer bullying y cuando estás por primera vez pues te llama la atención, así que empecé a construir mis chistes a partir de esa premisa. Eso a los argentinos les llamó mucho la atención pues les hizo ver que no son tan cálidos como parecen (ríe). Y es que a partir del humor puedes dar una respuesta muy contundente que no sea agresiva. A mí me parece muy necesario poner en el tapete este tipo de temas a partir de la ventanita del humor.

Más allá de esa discriminación hacia el boliviano de la que hablas, también se vive cierta apertura hacia las actividades de algunos de nuestros compatriotas, hablamos de Elba Rodríguez (chef), Guido Fuente (diseñador) y tu caso.

El argentino de un ambiente en el que ha tenido educación tiene una percepción diferente sobre el boliviano, que aquel que pertenece a una clase popular, por ejemplo, que es incluso más racista, xenófobo y discriminador. Hubo conquistas como fue el caso de Elba, pero también de sectores que no son tan faranduleros, como el de los médicos, que tienen muy buena imagen por lo sacrificados que son. Creo que se quedan 18 horas en la guardia (ríe).

¿Y con este nuevo Gobierno?

Hay una idea que no es generalizada pero que sí ha tomado fuerza, el pensar que el boliviano va y vive gracias a los impuestos del argentino promedio, que aprovecha de la educación, del sistema de salud, en fin. Yo creo que la asunción de (Mauricio) Macri ha sido una derrota no solo para los bolivianos sino para todos los migrantes en general aunque por ahora es solo discurso, pero todo se puede esperar.

¿Todavía te cuesta llegar a la comunidad boliviana?

Este año actué como para 3.000 personas en una plaza pública, pero tuve la mala suerte de presentarme después de una Entrada que también se había organizado. Sabemos que a nuestra gente le gusta bailar y que después de eso es difícil captar su atención. Fue un momento incómodo porque ellos estaban en otra. Pero también hay algo que me pasó este año, yo iba a actuar en un barrio acomodado (Palermo) al cual no acuden los bolivianos en su generalidad. Pero cuando subí a escena me sorprendió ver algunas mesas con compatriotas con los que tuve una interacción interesante.

¿Planes para el futuro?

Seguir haciendo humor, tratar de retornar más seguido a Bolivia para brindar actuaciones. La próxima por ejemplo es el 13 de enero. Ahí los espero a todos para reírnos de nosotros mismos.


Grafiteros, el poder de la lata

Alfredo Ocampo empezó con eso de las latas (como se le llama al spray en el argot grafitero) y los dibujos en muros hace más de dos décadas influenciado por, casi como todos los de su generación, películas, entre ellas títulos como Estilo salvaje (Charlie Ahearn, 1982) o El ritmo de la calle (Stan Lathan, 1984), producciones estadounidenses que narran las vivencias de tribus urbanas cultoras del rap, el break dance, el hip hop y los grafitis en Estados Unidos. Los precursores bolivianos tuvieron unos comienzos muy diferentes a esos personajes de ficción. Cortos de recursos, Alfredo y su puñado de colegas noctámbulos empezaron a plasmar sus trazos con los sobrantes de pintura que conseguían por algunas monedas, ayudados por viejas brochas que remojaban en gasolina o thinner para volver a proferirles una misión: iluminar con sus creaciones las lúgubres paredes de la ciudad. Así, estos muchachos inconformes empezaron a formar una cuadrilla suburbana y marginal con altos índices de protesta, búsqueda de reconocimiento y reivindicación.

La llegada al país de Marcelo Yáñez en la década del 90 ayudó a apuntalar este movimiento de chicos desprolijos. Hijo del recordado compositor de folklore Gerardo Yáñez, Marcelo nació en Alemania y a los seis años ya se sentía influenciado por los ritmos del break dance estadounidense que llegaban a Europa. A los 12 se animó a pintar grafitis en las paredes de Berlín, hasta que sus padres lo sorprendieron con el anuncio de un viaje a La Paz, donde lo anotarían en el colegio Alemán de Achumani apenas arribado.

Allí lo apodaron El Cholo por ser el único de su clase que vivía en la zona norte de la ciudad, casi un estigma para muchos de los que radican en el acomodado sur paceño, lo cual fue advertido por el también rapero que empezó a hilvanar sus ideas agarrándose de muchos de aquellos prejuicios propios de esta sociedad. Así, con ese background, las murallas pasaron a ser su tela para la denuncia. “Como había llegado de Europa, vino con ideas nuevas, además de trabajar con pintura en aerosol. Sus diseños eran sorprendentes para esos tiempos”, dice Alfredo. Entonces el término grafiti empezó a ser consentido y asociado a la cultura del hip hop, aunque en realidad se trata de un enunciado con características propias. “Se lo relaciona con el rap y las pandillas, pero es tan antiguo que existe desde la historia misma del hombre que intenta dejar huella con sus pinturas”.

Transgredir era el objetivo principal de estos artistas anónimos y outsiders (en la periferia de las normas sociales). Por ello, como consecuencia de su intrépida labor, se la vieron en negrillas en más de una ocasión. “Tuve que escapar varias veces”, cuenta Alfredo. Sucede que el grafiti también fue adoptado por pandillas en su tarea de demarcar el territorio del que se sienten amos y señores. O para hostigar a los rivales en su constante declaratoria de guerra. “El grafiti sirve para la difusión de las intenciones de una banda. Se advierte a los forasteros que están entrando en una zona prohibida. También puede notificar a los clientes potenciales de drogas o sexo”, señala el sociólogo español Guzmán Urrero en su estudio sobre la Historia del grafiti.

Según el texto, estos gráficos reproducidos en las urbes tienen “voluntad de estilo; pueden contener o no palabras: lo importante es, en ellos, el mensaje de las formas (...) Las que llamamos pintadas utilizan el lenguaje verbal para transmitir unos determinados contenidos semánticos: prima en ellas la voluntad de información y de actuación sobre el receptor, el mensaje de los contenidos”.

Con el paso del tiempo, esta coloreada experiencia se fue haciendo más visible en la hoyada paceña, con intentonas por hallar un estilo propio (cholas, llamas, montañas, el indigenismo en boga), con el añadido de que el grafiti también ha sido adoptado por publicistas y marketineros, lo que se traduce en una suerte de institucionalización de aquello que en cierto momento había sido considerado una manifestación reñida con lo establecido. “El grafiti debe irrumpir, es su característica más particular”, explica por su lado Gabriel Sevilla, otro del rubro aunque surgido en la última década. Él estudió Bellas Artes y responde a una escuela menos “agresiva” y menos “intolerante” que recurre al mayor abanico de posibilidades para pensar y exhibir un concepto. Según Guzmán Urrero, vivimos “el símbolo de una globalización cultural cada vez más acusada (…). Por lo demás, se da la paradoja de que lo que fue una práctica marginal durante sus inicios, ha logrado anular todo su significado transgresor décadas después, convirtiéndose en un signo más de la moda del momento en todo el entorno occidental”.

En ese sentido, muchos de los grafiteros locales, siguiendo una tendencia internacional, trabajan haciendo gestión para que sus obras se plasmen y perduren lo más que se pueda en la memoria colectiva, aunque ello signifique soslayar su carácter contestatario. “Hay gente que trabaja con alcaldías e incluso con el Gobierno central”, dice Alfredo. Luego intenta explicar lo que hace a la diferencia. “También existen discrepancias; algunas corrientes sugieren que esta nueva tendencia se acerca más a otra forma de arte urbano que al grafiti original, que tiene un principio más transgresor”, y como ejemplo cita las acciones de la activista feminista María Galindo y sus crudos manifiestos. Hace algunos meses, ella fue motivo de una gran polémica que se instaló en medios y redes a raíz de diversos grafitis que atacaban a la esposa del alcalde paceño Luis Revilla, Maricruz Ribera, quien encabeza una campaña llamada “Yo... soy mi primer amor”, dirigida a las adolescentes para fortalecer su autoestima con el fin de prevenir, principalmente, la violencia en los noviazgos ante las alarmantes cifras de los últimos años sobre casos que concluyen en feminicidios. Una vez más el grafiti maniobró como testimonio de las relaciones entre ciertos sectores de la ciudadanía con el momento político y social que se vive.

Alfredo admite que la esencia del grafiti ha cambiado en el planeta spray. Y que se entera de ello en los diversos encuentros con colegas de otros países donde intercambian técnicas además de vivencias. Como la convención realizada los días 11, 12 y 13 de noviembre denominada Mos Bolivia, evento que acogió a representantes de México, Colombia, Ecuador, Brasil, Perú y Chile, en el que los virtuosos del dibujo pasearon por las calles paceñas para colmar de belleza sus paredes, consensuando temáticas para graficarlas en comunidad buscando la sensibilización.

Tan solo con el poder de la lata.


Hugo Pozo enseñará sobre técnicas de actuación

El actor boliviano Hugo Pozo, llega a Oruro a impartir un taller para niños y jóvenes, donde enseñará técnicas de actuación, las cuales servirán para empezar una carrera en el arte de las tablas o simplemente relajarse a través del teatro.

Pozo mencionó que realiza una gira por Bolivia, dictando este taller de actuación, con el fin de encontrar nuevos talentos y generar un momento de esparcimiento para muchos jóvenes y niños.

Señaló que los talleres son dictados a personas que deseen entrar al mundo del teatro y que se enseñarán diferentes técnicas y áreas de este arte.

Aseveró que lo importante es encontrar nuevos talentos y según lo que se observa en Oruro existe mucho de eso, por ello decidió venir a la Capital del Folklore a dictar el taller de actuación.

Sostuvo que, además de las técnicas de actuación para teatro, se enseña cómo estar frente a una cámara de cine y actuar de forma natural.

Mencionó que muchos de los que fueron sus estudiantes, ahora son presentadores en televisión, actores de teatro y cine.

Pozo recordó que dicta talleres desde hace 25 años, con el único fin de compartir sus conocimientos y descubrir jóvenes talentos o niños, para que ellos sepan cuál es su vocación.

El taller empezará el 9 de diciembre, y será impartido en el Teatro Palais Concert, de igual forma las inscripciones y consultas se pueden efectuar en este lugar.

Pozo indicó que el examen final del taller que tendrá una duración de dos meses, es montar una obra en la que todos participen, sin excepción alguna.

Las materias incluidas en el taller son: Expresión facial y corporal; Vocalización, manejo de voz-fonética y dicción; Desplazamiento escénico; Interpretación e improvisación teatral; y Técnicas de actuación en Cine y Televisión.

Espuac cumplió 11 años con el reto de rodar la película "Bala Mágica"

El elenco teatral Espuac (Espectáculo, Público y Actores), cumplió el domingo 4 de diciembre, 11 años de vida institucional con el reto de rodar la película boliviana de su autoría "Bala Mágica".

El director del elenco, Fernando Soria Vargas, manifestó que año que pasa el elenco va creciendo y cosechando más éxitos, este año se empezó con la gira a diferentes departamentos.

Mencionó que, si bien anteriormente Espuac salió del departamento con diferentes obras a festivales, este año se realizó una gira con propios recursos, visitando Cochabamba y Potosí, por el momento.

Señaló que el elenco prepara un macroproyecto que es la proyección de una película la cual se titula "Bala Mágica", que trata de un grupo que manipula a la gente.

Sostuvo que para esta película se realizará un taller de formación actoral, como se efectuó el 2011 gracias al apoyo del entonces jefe de Extensión Cultural, Vito Chambi.

Explicó que el próximo año, se efectuará la tercera versión de este taller, a través del cual se realizará la película programada que se prevé proyectar en diciembre de la próxima gestión. Sostuvo que se tendrá la participación de cerca de 200 personas, entre protagonistas, extras, personajes secundarios, pero aún no se tiene un financiam++iento, el que se gestionará para cubrir los gastos. De acuerdo al libreto, se tiene locaciones cortas en Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y Sucre.

Informó que los interesados podrán inscribirse al taller a partir del 23 de diciembre.



FUNDADORES

Soria recordó a los fundadores de este elenco, que se creó el 4 de diciembre del 2005: Gary Dalence Sejas, Rubén Quispe Murga, Raúl Soria Vargas, Verónica Velarde Coca, Roxana Sánchez Hermoso, Apolinar Tola Lazarte y Diego Arispe Dalence.

ACTORES

Actualmente, el elenco Espuac está formado por: Rubén Quispe Murga, María Huanca Hermoso. Miguel Calizaya, José Romero Valdez, Raúl Soria Vargas, María Tapia Fernández, Justa Román Quicáñez, Melissa Tarqui Escóbar, Oscar Flores Arrayo, Rocío Flores Huayhua, Mónica Cayoja Bernal y Alba Tito Roque, todos ellos bajo la dirección de Fernando Soria.

Arte, Pintura, Cultura, Teatro