lunes, 31 de julio de 2017

¿Qué dicen las figuras de “Me avergüenzan tus polleras?

LAS PREGUNTAS

1. ¿QUÉ DESTACAN DE SU PAPEL?

2. ¿QUÉ RESALTAN DE LA OBRA?

3. ¿QUÉ SIENTEN AL ACTUAR CON RECONOCIDAS FIGURAS?

AGAR DELOS

1. De este rol destacó el sufrimiento de una madre por la pérdida de su hija, que es el dolor que lleva consigo durante muchos años, 20 años aproximadamente. Y el sentir de una madre por no darse por vencida hasta encontrar a su hija, o saber qué es lo que le ha pasado, qué destino ha corrido esa niña, esa bebé que a tan en temprana edad fue alejada de sus padres por esas cosas de la vida.

2. Todo el mensaje que tiene esta obra es de un contenido muy profundo y humano. Como madre, de alguna forma me identifico porque ella está muy enriquecida de sentimientos, de ese don tan profundo que Dios le ha dado, de velar por sus hijos, de trabajar por ellos, al punto de no importarle el grado de sacrificio que vaya a hacer.

3. Es una alegría volver después de varios años de ausencia al escenario, aunque he estado interpretando otros roles, pero en otro género de teatro. Ahora vuelvo, si se puede decir, a mis inicios con el teatro costumbrista, popular, lógicamente no en el sentido peyorativo sino por el alcance que tiene nuestra sociedad y la repercusión que ha alcanzado con cada una de las obras de los autores nacionales, como Salmón, Villamil, Salas y tantos otros, de los cuales nos sentimos orgullosos porque todas estas obras están llenas de mensaje para nuestra sociedad. Es lindo reencontrarse con los amigos, con los hermanos de arte, por ejemplo con Hugo Pozo, con quien hemos compartido escena muchas veces, haciendo incluso de pareja matrimonial. Luego con Fernando Illanes, otro gran actor y ahora con Daniel Gonzales, con quien es la primera vez que trabajamos tan cerca. Y lo más gratificante es saber que hay gente y sangre nueva, chiquillas y jóvenes que ya tienen un recorrido y bajo la dirección de Juan Barrera, será una experiencia muy familiar. En síntesis, me siento muy feliz de volver al teatro y en la escena vestir las polleras de nuestra digna “chola”.

DANIEL GONZALES

1. La verdad, me divierte mucho interpretar a don Jacinto Chutillo, el clásico hombre paceño, vapuleado por la vida y que encuentra en el alcohol un refugio para olvidar la pérdida de su hija. Parecería dramático, ¿verdad?... Mas, por el contrario, este hombre le pone la salsa a la obra, con su forma de hablar, vestir y sobre todo enredar las cosas, al final… mejor no les cuento, pero sé que impactará.

2. Me imagino que, de aquí a unos años, se hablará mucho de esta puesta en escena, ya que la misma pese al tiempo que transcurrió desde su estreno, allá en 1992, se mantiene vigente en la memoria del espectador o del lector... Hablar de frente sobre temáticas tan latentes hace que el teatro nacional y en especial esta obra, marque la diferencia en lo que sienta el espectador que asistirá a verla.

3. “Wuauuuuu”… es un honor, Hugo, Agar, Fernando y Juan… comenzaron a hacer teatro muchos años antes que yo, por lo cual siempre los veo con mucho respeto, de quienes se puede aprender día a día. Ahora bien, la amistad que tenemos hace que el trabajo sea llevadero y muy ameno, pero al mismo tiempo muy serio. Yo los veo actuar y me parece una escena de “Lucha de Titanes”, sin el afán de compararlos con nada, simplemente verlos me engrandece el alma y el espíritu.

HUGO POZO

1. El personaje del Dr. Mamerto Casimiro de la Calancha destaca lo exótico de su vestimenta y parlamentos, convirtiéndose en la comedia dentro el drama que constituye la obra. Estoy muy cómodo con el mismo.

2. Esta obra presenta una temática permanente de racismo y “desclasamiento” en varios sectores de nuestra sociedad y, a pesar de los años, permanece vigente, por eso la importancia de mostrar a través del teatro cómo somos y cómo actuamos hoy en día.

3. Compartir escenario con amigos de teatro es una inyección emocional. Siento añoranza de grandes temporadas mostrando el teatro nacional con una inusitada aceptación del público y el apoyo masivo de los mismos.

FERNANDO ILLANES

1. El Padre Alegría es un simpático sacerdote de barrio que por su naturaleza pastoral conoce el alma humana en su cabalidad, lo que le permite ser reflexivo y atento con sus semejantes y vecinos o feligreses, combinado de sana ironía y humor sano.

2. A pesar del empoderamiento de algunas clases sociales, la discriminación en el interior de la propia familia sigue latente, con la consiguiente disfuncionalidad entre los miembros familiares. Es importante destacar el logro que ha conseguido el autor, Juan Barrera, al retratar, sin ambages, estos conflictos sociales que, lamentablemente, siguen produciéndose de manera recurrente en nuestro medio, visibilizándose de forma esporádica. “Me avergüenzan tus polleras” es una de ellas para alcanzar una reflexión profunda.

3. Compartir nuevamente créditos en el escenario teatral con figuras de la escena nacional es altamente gratificante y revitalizador. Agar Delos, Juan Barrera, Hugo Pozo y Daniel Gonzales son personalidades de las que siempre se continúa aprendiendo para dignificar nuestro teatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro