jueves, 8 de junio de 2017

Santalla vuelve hoy al escenario con “La imilla, una bruja y el wampiro”

El maestro del teatro David Santalla retorna al público paceño, con la chispa del fino humor que le caracteriza, con la puesta en escena de la obra “La Imilla, una bruja y el Wampiro”, los días 8, 9, 10 y 11 de junio, desde las 19.30 horas, en el Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez.

“Pedimos a todos los seguidores del fino humor de ‘Santallazos’ nos acompañen en este celebración del maestro David Santalla, el que impuso un estilo propio de hacer teatro de comedia criolla de alto nivel, con 55 personajes creados. Los esperamos para darles lo mejor de nosotros”, expresa una nota de prensa del elenco.

La comedia fue escrita por el maestro de las artes escénicas, está dividida en tres actos y cuenta con un elenco de lujo formado por Fernando Peredo, Melvy López, Vladimir Quenta, Luis Peñaloza y Paolet Lugonez.

DAVID SANTALLA

David Santalla nació el 16 de agosto de 1939, en la ciudad de La Paz. Es hijo del coronel de aviación Alfredo Santalla Estrella, único militar boliviano participante en la Primera Guerra Mundial y héroe de la Guerra del Chaco.

Desde muy niño, David vivió en Chile, donde aprendió sus dotes de humorista, creando personajes ficticios.

Era un niño solitario, sus dos hermanos mayores no lo incluían en sus juegos y sus padres habían perdido ya la costumbre de comprar juguetes, así que el pequeño tenía que arreglárselas para divertirse. Cogía piedras en las que pintaba caras y hacía imitaciones de voces para atribuirles que cada una poseía una voz distinta.

“Me sirvió para ejercitar la garganta y la imaginación”, dice el comediante, que está celebrando 55 años de actividad artística.

INICIO DE CARRERA

Su carrera artística empezó a finales de los años sesenta, cuando junto al humorista boliviano Hugo Eduardo Pol, a través de la Radio Méndez, tenían un programa radial llamado Alí y Babá, que se emitía los días sábados en la noche.

En los años setenta trabajaron en el teatro y años después pasaron al cine, produciendo películas bolivianas como Mi Socio, donde fue el protagonista principal. En los años ochenta trabajó en muchísimas obras teatrales, realizó la imitación de una serie animada que se ponía de moda en aquella época He-Man, lo cual lo transformó en Pascual Gilman, en versión comedia.

Durante varias temporadas presentaba en la televisión nacional su programa humorístico Santallazos, con muy buena acogida del público boliviano.

Los personajes que lo han hecho muy popular son La Salustiana, Don Enredoncio, y Toribio Waca Tocori Auqui Auqui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro