sábado, 27 de mayo de 2017

Tía Ñola se despide con un festival de emociones


Uno de los epicentros del teatro cruceño está obligado a mudarse y para cerrar un ciclo exitoso desarrolla el II Festival Tía Ñola. En este marco, hoy, a las 20:00, se presenta la obra Que sea varoncito. La compañía Voyeur Teatro representará tres historias sobre mujeres y sus roles en la sociedad. “Tres situaciones que median entre lo poético, lo irónico y un humor negro y desalmado”, adelanta el elenco.

Fuerte
En el primer cuatro una madre desarrolla un plan para llegar hasta su hijo. Su plan es volar hasta él. Una niña que vive entre la fantasía y la cruda realidad. En el segundo cuadro: dos adolescentes son sometidas a una escuela para ser señoritas, allí compartirán sus ganas de poder escapar y finalmente, en el tercer cuadro, una quinceañera recibe un extraño regalo de su madre, sus pesadillas se entremezclan con la realidad, construyendo un universo bizarro, negro y crudo.

Mañana se montarán dos piezas: Mi muñequita, a las 19:00, por parte del grupo Bohemia, y Ovidio te amo, a las 20:00, con la dirección de Jorge Calero. La primera es una farsa que representa los secretos más sucios de las personas con irreverencia extrema. Una niña será, junto a su muñequita, una superviviente de un perverso juego de adultos. Mientras que el segundo título se trata de una comedia negra que retrata cuán peligroso puede ser el amor si no se controla. Esto a través de una historia hilarante de un perrito extraviado.

Finalmente, el domingo, a las 20:00, se desarrollará Coto Colorao, un drama en el que se relata cómo un señor de dinero, se casa con una jovencita a la cual ha comprado, ella le es infiel y desata un infierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro