domingo, 6 de noviembre de 2016

María Elena Alcoreza: “Nunca le temí al fracaso”

Hoy, María Elena Alcoreza Bedregal se calzará una vez más las botas de un gato. Ya en personaje, pondrá su inteligencia y astucia al servicio de otros, a fin de que sean felices para siempre…

Actriz, animadora de eventos infantiles, psicóloga, madre, abuela... María Elena ha vivido -vive- intensamente sus días desde hace más de medio siglo, buena parte de ellos junto a niños y niñas que la recordarán, de seguro, por fiestas de cumpleaños fuera de serie.

"Actúo desde que tengo uso de razón”, responde la artista a la pregunta sobre desde cuándo.

Sus compañeras y maestras del colegio Santa Teresa fueron testigos de sus andanzas. "Yo era como el comodín, la que estaba en todos los cursos, bailando, representando -fui incluso la Virgen de Guadalupe- y poniendo en apuros a mi mamá, María Elena Bedregal, quien no pocas veces debía coser los trajes en una sola noche”.

Bailarina, fue alumna de danzas españolas de Carmen Bravo. A sus 12 años, una amiga le comentó sobre unos cursos que dictaba el declamador Ignacio Duchén de Córdova y ella se entusiasmó. "Lo único que me preocupaba era el costo, pues en mi familia no teníamos dinero; así que mi alegría fue total cuando me enteré de que era gratis y que al cabo de las charlas se iba a reunir a un grupo de chicos y chicas para actuar en la televisión”.

Eran los años iniciales de la televisión boliviana y Duchén de Córdova iba a producir, entre varios otros programas, Antología de América. Apenas el maestro constató la expresividad de la alumna, ésta fue reclutada: "La química fue total; por mi parte, nunca conocí a un hombre con tal pasión y entrega a su trabajo; fue providencial que yo cayera en sus manos”.

Así comenzó una carrera profesional que, si el medio audiovisual boliviano tuviese memoria, rendiría homenaje a una actriz que le dio a la pantalla personajes entrañables para la niñez y adolescencia de inicios de la década de los años 70.

A falta de imágenes preservadas, ni siquiera una fotografía, valgan las palabras para evocar: María Elena vestida con un traje español declamando eso de "Quién sabe por qué espacios / brumosos y desiertos! /Oh, Padre de los vivos, a dónde van los muertos, / a dónde van los muertos, Señor, a dónde van?”.

Esos versos que la artista repite ahora, irían cobrando sentido íntimo cada vez que un ser querido partió de su lado: su hermano Juan Jorge, su madre… Y, lo dice sin remilgos María Elena, su experiencia frente a la cercanía de la propia muerte: el cáncer contra el que lucha desde hace varios años y que "parece que va a vencerme”.

Pero no la ha vencido todavía. El dolor, las incomodidades que le causa la enfermedad no minan su carácter alegre, explosivo. De hecho, durante la charla no hay ni pizca de autocompasión. Apenas unos segundos de seriedad, y ya está llena de vida, con los enormes ojos guiando al interlocutor por los recuerdos y por los planes para el futuro.

¿Cómo se logra ser así? "Dios me dotó de una voz impresionante. Una compensación para mi tamaño: mido 1,50 de estatura, pero soy capaz de dominar auditorios de más de 400 personas, fiestas con niños y niñas bulliciosos. ¿Sabes? Mi mamá era una ‘deditos de oro’ para resolver emergencias, una cualidad que heredé. Sé hacer de todo y a todo me animo: arreglar una plancha, reparar un enchufe, coser lo que sea. No le temo al fracaso y mira que fracasé muchas veces, pero aquí estoy”.

Corazón de niña

A sus 14 o 15 años, junto a Victoria Zuazo y Margarita Araúz, la adolescente fue parte de programas de televisión como Hola, chicos y Había una vez… María Elena se inventó un personaje infantil: una niñita de coletas, vestidito corto y muy parlanchina. Se diría que la Chilindrina la copió, porque ésta surgió años después, pero no es posible, claro. Lo injusto, y las injusticias con las heroínas nacionales de la Tv parecen una norma, es que a la niñita de nombre Paquita se la ha olvidado. Como no se recuerdan las escenas mitad ensayadas, mitad improvisadas, que eran un derroche de humor.

De encuentros providenciales está llena la vida de la actriz. Uno entre ellos se dio en su juventud, cuando llegó a Bolivia la argentina María Inés Colette, una animadora infantil. "Tienes pasta de líder”, le habría dicho. "¿Sabes hacer títeres?”. María Elena no sabía, pero aceptó la invitación de Colette para ayudarla a animar el cumpleaños del hijo de su jefe. Unas cabezas de muñeca, trapos para el cuerpo, una frazada como telón y la fiesta fue un éxito.

"Soy la primera animadora que hubo en el país. La primera. Así me gané la vida hasta hace dos años; mi agenda estuvo llena siempre y tuve mil anécdotas con primeras damas y otras autoridades que me convocaron, lo que me permitió conocer a presidentes junto a sus nietos, divirtiéndose y pasando vergüenzas también”.

La amistad con Vicky Zuazo, quien por entonces estaba casada con David Santalla, acercó a María Elena al elenco del comediante boliviano. Lo poco ortodoxo del método del creador de personajes como Toribio, Salustiana y Enredoncio para elegir actrices y actores llamó la atención de la joven, que ya por entonces era una universitaria. Santalla la convocó y le pidió que hiciese como si estuviese espiando por el ojo de una cerradura, que se diese la vuelta para mirarlo y dijese: "No estoy haciendo nada”. Santalla dio por concluida la prueba con un "Listo, toma el libreto, vamos a hacer la obra”. A partir de entonces, María Elena fue pareja del actor en muchas de las exitosas comedias, la primera de ellas Toribio y Julieta, que se representaban durante 15 días y con teatro lleno.

"Ya cuando ‘envejecí’, Toribio, un personaje eternamente joven, me cambió”, se ríe María Elena.
La menuda joven conquistó, en esos años, a "un bombón”: David Mondacca. El actor y la actriz se casaron y tuvieron un hijo, Juan Jorge (Koky), un joven hoy de 28 años que, en la obra El gato con botas -que será parte de Escénica, encuentro que se desarrollará en escenarios municipales durante el mes de noviembre-, es el afortunado compañero del minino.

La excelente actriz que es María Elena se ha mostrado, en el teatro, pocas veces. Una lástima, como ahora admite ella misma. "La animación me ocupó y yo esperé siempre a que me llamaran, cuando pude producir mis propias obras; no hacerlo fue mi error”.

En cine, hizo su aparición en Los Andes no creen en Dios (Antonio Eguino), como la beata Tina Tovar. Y también en Olvidados (Carla Ortiz).

Como hito de su trabajo en escena figura la obra Un paraguas bajo la lluvia (Víctor Ruiz Iriarte), dirigida a principios de los años 90 por Ninón Dávalos de Kushner, en la que María Elena hacía cuatro personajes tan distintos, que sólo al final de la obra el público se daba cuenta de tremenda hazaña. Fue asimismo un delirante Marqués de Sade que disfrutaron y sufrieron sus compañeras Sandra Peña y Claudia Andrade en un escenario nada convencional como fue El Socavón de la avenida 6 de Agosto. Y está también, muy caro para ella, el Juan Josellillo de la obra No le digas, creada y actuada por Mondacca como homenaje al universo de Jaime Saenz.

Mondacca, su exmarido, del que se divorció tras cinco años de matrimonio, es no sólo un gran amigo, "es mi hermano”. Él la ha convocado muchas veces para sus obras, la más reciente, El delirio de Lara, en la que la actriz asoma casi al final como el fantasma del hermano del pintor Raúl Lara (hermano desaparecido durante la dictadura de los 70 en Argentina), para acompañarlo en el tránsito de la muerte.

Con Mondacca Teatro es que hizo, a principios de los años 2000, El gato con botas (cuento popular en versión de Charles Perrault), montaje en el que María Elena es el centro y que ha sido repuesto en varias oportunidades. "Adoro esta obra; mi corazón de niña, intacto, late cuando escucho los gritos de los chicos y sus padres, sus risas, y yo salto y maúllo llena de vida”. Esta vez, "la enfermedad no va a detenerme”.

Su mayor deseo era actuar también junto a su hija Alejandra, una adolescente que nació de su segundo matrimonio, con Luis Eduardo Siles -"de quien me enamoré al escucharle en un discurso dedicado a su padre”-, y que "baila y tiene una voz preciosa”. No se pudo, así que la muchacha la acompañará tras bambalinas, como ha hecho desde que "estaba en mi panza y se me ocurrió estudiar psicología en la Universidad Católica Boliviana”.

Hoy, 6 de noviembre, la actriz tiene una cita en el Teatro Municipal "Alberto Saavedra Pérez”. Se lo recordamos cuando faltaba un mes para ese día y ella, que lleva como el gato botas preciosas, eleva sus inmensos ojos hacia el cielo y habla con El de Arriba como para pedirle permiso y un poco amenazarlo: "6 de noviembre: ¿Estás escuchando?”.

(*) Es periodista.

El gato con botas, el domingo en el Municipal

El gato con botas, de Mondacca Teatro, es la obra que se presentará, en única función, hoy a las 15:30 en el Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez. La pieza forma parte de la temporada Escénica 2016 y contará con la actuación protagónica de María Elena Alcoreza.

La obra se basa en un cuento popular europeo recopilado en 1500 por Giovanni Francesco Straparola en su novela Las noches agradables; en 1697 por Charles Perrault en su libro Cuentos de mamá ganso como El gato maestro, del cual se basa la obra; y anteriormente en 1634 por Giambattista Basile como Cagliuso.

El dramaturgo David Mondacca y la productora Claudia Andrade se encargan del montaje la obra, que fue presentada anteriormente en La Paz y Cochabamba con gran éxito. "Es un canto a la amistad, a la nobleza y a la generosidad de las mascotas, éste es el mensaje que queremos transmitir. Tenemos que ser agradecidos con nuestros hermanos menores que son los animales, con nuestras mascotas”, señaló Modacca sobre esta pieza teatral dedicada a toda la familia.

La obra fue estrenada hace cinco años y ahora es repuesta con los mismos primeros actores de aquella época: María Elena Alcoreza en el papel principal del gato, David Mondacca como el capitán Manoloca y su hijo Koky Mondacca, interpretando al marqués de Carabás.

En El gato con botas actúan un total de 14 artistas, entre ellos Rodrigo Ayo, Ángel Terceros y Alejandro Cambero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro