miércoles, 2 de noviembre de 2016

La Cámara de Senadores entregó la Distinción Especial Franz Tamayo a Aida McKenney



En Santa Cruz de la Sierra hay un antes y un después de la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche, del Instituto Superior de Bellas Artes, del Coro Santa Cecilia, del Círculo Pro Música y de muchas otras instituciones y proyectos, que, además de estar enmarcados en el área de la cultura y de las artes, tienen un nombre en común: Aida McKenney Velasco, un personaje vinculado a la formación musical y a la promoción de la actividad cultural en la ciudad desde hace más de 50 años.

Su trayectoria, esfuerzo y perseverancia la hicieron merecedora de la Condecoración Especial Franz Tamayo, reconocimiento que fue entregado anoche por parte de la Cámara de Senadores, en una gala artística que se llevó a cabo en la Aecid.

Familiares, amigos y la gente que conoció de cerca la labor de esta personalidad de las artes y la cultura de Santa Cruz se dieron cita en la céntrica sala para disfrutar de un programa musical, que incluyó un desfile de artistas pertenecientes a diversas generaciones de Bellas Artes, como también del coro Santa Cecilia.

Con cariño

Pablo Uriarte, Guísela Santa Cruz, Stephanie Chambi y el grupo Glissandi y la Orquesta Folclórica Municipal Infanto Juvenil, dirigida por Arturo Molina, fueron algunos de los talentos que actuaron y que son consecuencia de la formación que promovió McKenney.

A ellos se sumaron la Banda Sinfónica de Bellas Artes y el Coro Santa Cecilia Juvenil, agrupación coral pionera en el área artística en la región, además de Contrapunto, cuyos integrantes son fruto del coro.
Todos coincidieron en que fue un honor actuar para la profesora Aidita, como la mayoría la nombra con cariño.

El senador Óscar Ortiz aclaró que él se encargó de efectuar las gestiones para que se otorgue el reconocimiento, pero que la iniciativa le corresponde a otro gran personaje de la cultura: Marcelo Araúz.
Alumnos de la primera promoción del colegio Bellas Artes entregaron una plaqueta a su exprofesora y sugirieron que la institución lleve el nombre de Aida McKenney.

Finalmente, la homenajeada de la noche pronunció un discurso corto, pero emotivo, en el que resaltó que el verdadero honor para ella ha sido el trabajar por la cultura con amor. Fue ovacionada


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro