jueves, 10 de noviembre de 2016

Alandia Pantoja inspira un mural de 33 metros

Más de 150 litros de pintura utilizaron seis integrantes del colectivo nacional Cementerio de Elefantes para plasmar un mural de 33 metros de alto por seis de ancho en el edificio Salgueiro, ubicado en la calle Rosendo Gutiérrez de la zona de Sopocachi.

El colectivo Cementerio de Elefantes realizó la obra en ocasión del II Encuentro de Muralismo Latinoamericano ‘Voces Libertarias’, que se desarrolló del 24 al 29 de octubre. El mural gigante, sin embargo, fue concluido el pasado sábado 5 de noviembre. La obra está ubicada en la calle Rosendo Gutiérrez de la zona de Sopocachi.

"Alegoría a la vida, un homenaje a Miguel Alandia Pantoja" es el título del mural que fue realizado como parte del II Encuentro de Muralismo Latinoamericano ‘Voces Libertarias’ La Paz – Bolivia, una actividad organizada por la Secretaría Municipal de Culturas (SMC), en coordinación con la Junta de Vecinos de Sopocachi, la Fundación Solón y la Red Apacheta. La actividad reunió a más 40 artistas de Argentina, Chile, Colombia, México y Bolivia.

“Más que la propia obra es recuperar al artista, que de alguna manera está olvidado. Es una alegoría hacia la vida y la revolución”, expresó uno de los artistas del colectivo nacional Cementerio de Elefantes, quien prefirió no revelar su identidad para resaltar el trabajo conjunto.

La obra —que empieza en el piso 14 y termina en el 3— es un homenaje a la vida, obra e ideología del reconocido muralista boliviano Miguel Alandia Pantoja, fallecido en 1975.

De acuerdo con los artistas, el propósito de su trabajo fue el de utilizar una obra o concepto para plasmar la propuesta plástica e ideológica que tenía Alandia Pantoja. Asimismo, se buscó recuperar el nombre y aporte de una de las más importantes figuras de la plástica latinoamericana, además de la iconografía de sus trabajos.

La obra es una especie de tótem que consta de cinco elementos. Se inicia con una cabeza de cóndor, más abajo se aprecia la figura de la imilla rodeada de naturaleza, también se plasmaron manos que tienen el simbolismo de dar y recibir, el nombre del homenajeado y al final pueden verse tres flores de kantuta. Al acabado se suma una intervención urbana consistente en el chorreado de pintura.

Según los artistas, “en las culturas precolombinas, así como uno recibe de la naturaleza también se da. Así como recibes de la vida, también tienes que ofrecer. Entonces Alandia Pantoja hizo eso con su vida y la revolución”, respecto a parte de la iconografía que se ve en la obra, en este caso la de las manos.

“Fue fácil plasmar lo que queríamos hacer”, dijeron respecto al gran lienzo de Sopocachi que les fue cedido por parte de la Junta de Vecinos de esa zona. “Vieron que era el edificio más apropiado porque el lugar está lleno de casas patrimoniales donde no se van a construir edificios, por lo que la vista será permanente”.

Cementerio de Elefantes es conformado por 12 artistas cuyas edades oscilan entre los 22 años y 35 años. Paralelamente se planifica crear un colectivo de mujeres grafiteras y muralistas. El colectivo se creó en febrero de este año con el objetivo de “hacer arte y política”. Resaltó uno de sus integrantes. El objetivo es transmitir y a la vez recordar a Alandia Pantoja, como revolucionario (militante activo del Partido Obrero Revolucionario), aunque en el plano plástico se buscó resaltar la figura de un muralista que se destacó a nivel nacional y latinoamericano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro