sábado, 22 de octubre de 2016

Obra “Soy Mujer” desnuda sociedad machista y violenta



“La sociedad, nosotros, individualmente necesitamos cambiar”, sostuvo ayer Patricia Gutiérrez Terceros, directora de la obra de teatro “Soy Mujer”, al rechazar la violencia explícita e implícita que trasmina todo el entramado sociocultural en el país.

El teatro Adela Zamudio fue escenario ayer de la puesta en escena de la obra de teatro “Soy Mujer”, puesta en escena por el elenco teatral de Unifranz, con el objetivo, dijo su directora, de constituirse en parte de un mensaje que pide el cese de la violencia generalizada, principalmente la que se visibiliza contra las mujeres, en los feminicidios y violaciones.

“Soy Mujer” es una obra de teatro que nos muestra cómo toda sociedad experimenta cambios constantes y permanencias eternas que no permiten un equilibrio entre hombres y mujeres, explica Pamela Gutiérrez.

“Una muestra clara de esto es que hasta ahora la mujer sigue sufriendo violencia y atropellos de todo tipo, provocados en muchos casos por un machismo proveniente, no sólo de los hombres, sino principalmente de las mujeres”, apunta la dramaturga.

“¡Soy mujer! es una pieza teatral denunciante y proclamadora de una valorización de la mujer, un alto a los patrones de costumbres y una revalorización de las mujeres que marcaron cambios importantes en la sociedad boliviana”, argumenta la directora de la obra.

“¡Soy mujer!” trata de representar a un sinfín de mujeres atadas por la sociedad que ellas mismas construyen y aceptan; pero también, que pueden cambiar cuando ellas se decidan a ver la realidad.

La trama de la obra

La historia transcurre sostenida por cinco mujeres y un varón. Cuatro de ellas son personajes, mientras que una de las féminas representa el cambio. El único varón es un personaje colectivo, la sociedad. Entonces la trama va desarrollándose entre esas dos tensiones, la sociedad que, además de machista, va fomentando estereotipos que condenan, esencialmente a las mujeres, a cumplir roles de sumisión y de trasfondo, mientras que el cambio, plantea que la mujer salga, rompa los esquemas y estereotipos. Las cuatro mujeres se mueven en torno a esta lucha entre el conservadurismo machista y la renovación liberadora. El desenlace de la obra se produce con el triunfo del cambio sobre el anquilosamiento social, provocado por esquemas y roles que privilegian al varón y reducen a las mujeres al cumplimiento de patrones estereotipados.



FICHA TÉCNICA

Reparto: Luz: Lorena Navarro Chavarría.

Muñeca, modelo y madre 1: Marian Ayala Leytón.

Sociedad: Ricardo Cabrera Argote.

Sofía, madre 2: Lorena Corrales Zambrana.

Liesel, Margot: Rayza Sánchez.

Sociedad de Cambio: Beatriz Almaraz.

Dirección: Pamela Gutiérrez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro