martes, 16 de agosto de 2016

Una muestra rescata el legado del escultor Víctor Zapana Serna

Una retrospectiva en homenaje a Víctor Zapana Serna es la nueva propuesta del   Museo Nacional de Arte.  Con esta exposición, el repositorio, que recientemente   reabrió sus salas temporales,   busca resaltar el trabajo desarrollado por los anónimos indígenas talladores en piedra.

"(Ellos) hicieron posible la construcción de nuestros emblemáticos edificios Palacio Diez de Medina y Villa de París. En este sentido se ha centrado el reconocimiento a los escultores en piedra de nuestro país en la figura del fallecido artista Víctor Zapana Serna, uno de los hombres que desde una vida sencilla y comprometida con el arte en Bolivia, ha dejado un legado extraordinario”, dice la presentación de la exposición.

Para  la muestra, se tuvo  el apoyo de la  viuda del artista,  Juana Hannover, su hija Sofía y sus hermanas. Además, se contó con la colaboración de los museos dependientes de los gobiernos   municipales de La Paz y El Alto.

Según la curadora de la muestra, Fátima Olivarez, de las orillas del  lago Sagrado y del pueblo de Copacabana el maestro Víctor Zapana Serna (Copacabana 1926 - La Paz, 1997),  ha dejado "un legado de  inmortalidad de su arte escultórico en piedra”. De esa manera, el creador "ha logrado  volúmenes pétreos propios del universo andino que se funden en la esencia del hombre y la mujer indígenas en su espacio y tiempo sagrados, develando los procesos íntimos y creativos de este gran maestro”.

En su niñez al dejar su núcleo familiar se arriesgó a continuar sendero para arribar a La Paz. Su primera oferta de empleo como aparapita -gracias a un protector de uno de los tambos de la calle Illampu-, debió ser la huella inicial de realización personal, hasta lograr una nueva experiencia en la planta eléctrica de Zongo, para luego cumplir tareas en la pulpería de la usina eléctrica hasta sus 17 años.

Con  su hermano Martín, con quien paseaba  y recorría  diferentes barrios paceños, vio el  anuncio  que decía "Inscripciones abiertas” en la Academia de Bellas Artes  Hernando Siles  en Sopocachi. Esta frase le dio la señal de apertura a su formación y realización artística, habiéndose iniciado con obras bidimensionales en diferentes técnicas.

Zapana Serna recorrió junto con Marina Núñez del Prado y Emiliano Luján el camino telúrico del movimiento escultórico de la primera y segunda mitad del siglo XX. "Se caracterizó por transmutar  el arte de las altas clases sociales, para imponer un estilo propio y tangibilizar que la piedra era la  compañera amante de su creatividad artística”.

La muestra estará abierta hasta la primera semana de septiembre, en el patio de cristal del Museo Nacional de Arte.

 Su trayectoria
  • Vida El artista y escultor nació en  Copacabana   en  1926. Murió en La Paz en 1997.
  • Carrera Estudió en la Escuela de Artes Hernando Siles  (1954), donde fue alumno de Alejandro Gonzales Aramayo, se lee en el Diccionario Cultural Boliviano de Elías Blanco.
  •  Trabajo  Fue docente de Bellas Artes y  de Artes de la UMSA. Expuso su obra desde 1950.  Trabajó con Flavio Machicado Viscarra en la Cantera de Comanche.  
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro