sábado, 2 de julio de 2016

La libre expresión de "Ales del pincel"

Los muros de la ciudad, muchas veces son víctimas de vandalismo, cuando personas con la intención de hacer daño, simplemente pintan con aerosol mensajes sin sentido o dejan marca de "pandillas", sin que las autoridades puedan poner un alto, pero existen artistas urbanos, que utilizan los muros para su expresión de libertad, mostrando que estas manifestaciones no siempre son dañinas, ese es el pensamiento de Alessandri Mendoza, "Ales del pincel".

Este joven artista, que se abrió paso en el mundo de la cultura hip-hop, siendo uno de los más completos, siendo parte del graffiti, el canto y ahora dedicándose al arte del tatuaje.

Actualmente radica en Cochabamba y ahí expande su enorme talento; LA PATRIA (LP), pudo entrevistarse con él, para saber cómo hace crecer su talento, quien contestó varias interrogantes que le planteamos:

LP: ¿Cómo te inicias en el arte del graffiti?

Ales: A principios del año 2008, en una provincia cercana de la ciudad de Oruro haciendo mi marca, esto lo hacía en la calle, me gustaba poner mi nombre, mi logo o mensajes, pero no tenía idea q eso se llamaba tag graffiti, yo solo lo hacía porque dibujaba desde niño y me gustaba ver siempre mi marca. Pensaba antes que los que hacían firmas eran pandilleros, pero cuando me di cuenta estaba equivocado, hay algunas cosas que hay que diferenciar entre un tag graffitero y una rayada de cualquier cosa.

Es ahí cuando conocí la grandiosa cultura hip-hop influenciado por la música por amigos de barrio y ahí me di cuenta que estaba haciendo arte callejero, para el 2009, fui a la ciudad y el hip-hop me dio la motivación de hacer música rap y sacar algunas canciones y cuando viajaba de aquí para allá veía piezas de graffiti elaboradas eso aún me influencio más y como siempre tenía esa pasión por dibujar y pintar tomé esa fusión entre el hip hop y el arte de las pinturas nacieron mis graffitis artísticos.

LP: ¿Qué significa para ti hacer arte callejero?

Ales: Significa mi propia libertad, mi propia revolución artística, donde yo puedo expresar lo que me gusta o lo que siento con amor y significado aunque los demás no lo puedan entender.

LP: ¿Cómo te siente que tu arte sea admirado en las calles y no en un salón de arte?

Ales: El graffiti nació siempre en la calle por jóvenes y sus inquietudes, cuando alguien lo admira me alegra, a la misma vez me sube mi ánimo, mi pasión. La calle es muy diferente a la galería porque en la calle lo miran casi todo el mundo, mientras en la galería son pocos los que pueden captar. Es mucha la diferencia porque en la calle ocurren varias cosas y solo mis obras son testigo de ellas, sufren los cuatro climas que ocurre cada año, son como mi propio ser, mi propio espíritu que está plasmado y sellado como huella.

LP. ¿El graffiti puede hacerlo cualquiera?

Ales: Dicen que el graffiti puede hacerlo cualquiera, ya agarrando una lata de spray se consideran graffiteros, eso está muy mal, hay muchas personas que lo toman por moda, por ser conocidos, esto no es así, la verdadera realidad es que tienes que vivirlo, tienes que sentirlo y saber porque haces graffiti, esto no es moda pasajera, más bien esto es un estilo de vida.

LP: Tu arte ahora llegó al tatuaje, ¿cómo fue esta incursión?

Ales: Mi arte llega al tatuaje porque tengo mucha inquietud por este campo, porque el arte es mi propio reflejo me gusta demostrar de que estoy hecho. Me considero autodidacta porque la mayoría de lo que aprendí es gracias a mi esfuerzo y mientras conozca otras técnicas, las seguiré averiguando hasta el fin y nutriéndome día tras día.

LP: ¿Tienes algún mensaje a la juventud?

Ales: Mi gran mensaje es sobre el arte, que es un don de Dios, todos piensan que no hay futuro para esto, están muy equivocados, los que hacen arte, son seres de otro planeta, los reales los que sobreviven con fe y amor luchan por sus sueños, todos tienen un destino, ellos sí encontrarán el verdadero futuro y la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro