martes, 5 de julio de 2016

Fernando Cuéllar comparte 30 años dedicados a la fotografía

En 1986, el fotógrafo Fernando Cuéllar retornó a Bolivia y se le ocurrió mostrar al público paceño el trabajo que realizó los años previos, cuando residía en el exterior.

Así presentó en la Casa de la Cultura una exposición titulada Performance Fotográfico. Ahora, para conmemorar las tres décadas que pasaron desde entonces, en el mismo espacio, presenta la muestra Retrospectiva 30 años de Fernando Cuéllar. El objetivo es que la gente conozca su trabajo realizado en ese tiempo.

En realidad, Cuéllar presentó su primera exposición en 1980 en México, país al que se fue luego de egresar del colegio San Calixto de La Paz. Justamente cuando cursaba sus últimos años de bachillerato nació su pasión por la fotografía.

En su colegio tenía un amigo con el que hacía experimentos químicos. Luego de una gran explosión que ambos provocaron, sus padres les prohibieron continuar con esas experiencias. Pero, un año después, el padre de aquel amigo le enseñó a revelar fotografías en un laboratorio que tenía.

"Me entusiasmé y esa Navidad le pedí a mi padre que me regalara una cámara. Me regaló una cámara Zenit”, recordó. Luego tomó sus primeras fotografías en Beni, a donde viajaba para pasar sus vacaciones.

Después de acabar el colegio se fue a México para cursar una carrera técnica. En ese país se compró una cámara Nikon, con la que paralelamente al avance de su carrera empezó a tomar fotografías que vendía.

Tras graduarse de la universidad se fue a París, donde por tres años estudió en la escuela Jean Luc Godard. "Salí como fotógrafo técnico”, recordó. Posteriormente, retornó a México, donde comenzó su carrera, gracias a la cual tuvo muchas experiencias.

Por ejemplo, en 1985 viajó a Haití, donde tomó imágenes de la práctica del vudú y el contrabando de niños entre ese país y República Dominicana. "El lugar era exótico y mágico. Me acuerdo estar sentado en un camión que se llama tap tap. Todos me miraban como a un bicho raro”, recordó al referirse a Haití.

En otra ocasión su cámara fotográfica le salvo de un apuro, pero de una manera no convencional. A la capital mexicana había llegado un mandatario y lo enviaron a cubrir el evento, que era a las 22:00. "Me equivoqué y me fui a otro lado. Querían asaltarme, les pegué con la cámara en la cabeza y corrí. Mi cámara se partió”, contó.

"He incursionado en casi todas las áreas y rubros fotográficos”, recordó. "Nosotros los fotógrafos bolivianos hacemos de todo. No tenemos una especialidad. Eso nos da un plus en la vida. En otros países se hace comida, autos, modelos o paisajes”, aseguró.

En estos años, Cuéllar ha acumulado una gran cantidad de reconocimientos en Bolivia y en el exterior. Y hace 11 años incursionó en la docencia. Ahora es docente de fotografía en la Carrera de Comunicación Social de la Universidad Católica Boliviana.

Cuéllar recomienda a las nuevas generaciones de fotógrafos que deben especializarse y siempre generar conceptos nuevos. "Hay que especializarse y ser técnico fotógrafo. Además, lo más importante es generar conceptos nuevos que aporten”, indicó. Justamente eso es lo que mostrará en la exposición que se inaugura este viernes 8 de julio, a las 19:00, en la Casa de la Cultura.

En ella, además de imágenes de coberturas, encargos de clientes o recuerdos del Festijazz, también mostrará su faceta como fotógrafo artístico. "Son demasiadas fotos, son paneles con temáticas por años, incluyendo impresiones en marcos. Son aproximadamente 52 obras, que harán un recorrido por estos 30 años”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro