domingo, 1 de mayo de 2016

María Victoria Viscarra “Soy un pan de Dios”

LG: ¿Cuál es tu mayor tesoro?

M: Mi familia, es el centro de toda mi vida y lo más importante que tengo.

LG: Si volvieras a nacer, ¿qué cambiarías de tu vida?

M: Nada. Con todo lo que la vida me ha ofrecido, con aciertos y desaciertos, he sido una persona que ha sabido asimilar las cosas malas, buenas y dolorosas que la vida te da.

LG: Físicamente, ¿cambiarías algo?

M: No, (sonríe) nada, estoy conforme así, antes era delgadita, hay gente que aún no me reconoce por lo que estoy gordita, pero no me importa, yo creo que toda edad es hermosa, tuve mis etapas, ahora estoy conforme como estoy, los años han pasado y me siento satisfecha.

LG: ¿Cuál es tu mayor fortaleza?

M: Mi trabajo, porque me da muchas satisfacciones y pienso que sin el trabajo en este momento no tendría muchas metas.

LG: ¿Cuál es tu mayor debilidad?

M: Mis nietos, sin duda, los tres son mi debilidad.

LG: ¿Qué es lo mejor que han opinado de ti?

M: Que soy una de las pocas actrices sencillas y honestas. Soy sencilla y así voy a terminar los días.

LG: ¿Y qué lo peor?

M: No ha habido cosas peores, pero sí comentarios de compañeros que dijeron: “Es una incapaz”, “una persona que ha tenido su pasado”, “es una mala persona”, etc. Pero han sido mis compañeros de teatro, y yo lo he tomado como de quien viene.

LG: ¿En qué piensas cuando despiertas?

M: Lo primero que digo es: Gracias Dios mío por hacerme abrir los ojos, estar sanita, darme vida, me persigno y empiezo a pensar en mis actividades durante la mañana.

LG: ¿Eres parte de las redes sociales?

M: Sí, por el personaje de la Rupertita y hasta el momento para mi persona ha sido positivo, no he sido atacada, dañada, he tenido críticas constructivas, no destructivas. La gente a veces abusa y pone comentarios que no van y pueden lastimar, destrozar a personas y yo creo que más bien las redes sociales abren puertas en lo que podríamos llamar marketing.

LG: ¿Cómo te desenchufas de tu rutina?

M: Compartiendo con mis amigos, cocinando en la casa, me gusta cocinar porque lo hago con mucho cariño para compartir con mi familia, un par de compadres y amigos.

LG: ¿Qué cosa nunca perdonarías?

M: La infidelidad y la deslealtad que no la he perdonado y creo que nunca la podré asimilar.

LG: ¿Cuál ha sido el día más triste de tu vida?

M: Cuando fallecieron mis papás. Mi papito falleció en un momento demasiado dramático dentro de mi vida y no pude estar cuando él se fue al cielo y posteriormente perdí a mi mamita, quien también se fue de mis brazos. Fueron los dos momentos más dolorosos de mi vida.

LG: ¿Qué haces cuando reniegas?

M: Grito y todo el mundo escapa (sonríe). En mi casa escapan, no sé a dónde, pero desaparecen, pero eso será una vez al mes y esooo…. después estoy muy bien, soy un pan de Dios.

LG: ¿Cuáles son los defectos que te molestan de los demás?

M: Que sean mentirosos. Das todo, con honestidad, trasparencia y al final te quieren ver la cara… eso es lo que más me desagrada.

LG: ¿Aventurera o conservadora?

M: Conservadora, casi siempre estoy en casita, con los míos. Estoy pendiente de mi casa, soy muy conservadora.

LG: ¿Cuál es el mejor consejo que recibiste?

M: De mi mamá y en aquella época no la había entendido, pero con el transcurso de los años y al no estar ella, me di cuenta que tenía la razón. Me dijo: “No tengas confianza en todos, tienes que ver bien con las personas que estás, con quienes trabajas y si algún día yo no estoy, te das la vuelta hacia la pared y le cuentas todo lo que quieras, porque en los demás nunca confíes”.

LG: ¿Cuál fue tu derrota más grande y qué aprendiste de ella?

M: Hace muchos años tuve un problema judicial delicado y me sentí muy derrotada. De por medio estaba mi familia, mis hijos, mis papás solos…. y esa derrota me enseñó a no ser muy entregada y a no confiar totalmente porque te pueden hacer pisar fondo, como yo he pisado.

LG: ¿Qué poderes mágicos te gustaría tener?

M: Cerrar los ojos y que mis papás estén ahí para abrazarlos.

LG: ¿Cómo te gustaría que te recuerden?

M: Como una persona honesta, que no miente al dar un abrazo, un beso, una palabra. Una persona que siempre está sonriendo, que tiene su carácter, pero… esa es María Victoria.

LG: Si tendrías que ser otra actriz, ¿quién serías?

M: Sería la Rupertita (sonríe), amo a Rupertita y a María Victoria. Soy feliz con mi trabajo. Me quedaría conmigo misma. Pero también admiro la versatilidad de Jenny Serrano, a quien no conozco personalmente, escuché mucho de ella, me encanta todo, menos lo que imita a la chola paceña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro