miércoles, 4 de mayo de 2016

Celebración: Circo “Gasaui” cumple 40 años entreteniendo a familias bolivianas

El afamado circo “Moisés Gasaui” celebra 40 años de trayectoria artística, presentando una función de gala este 4 de mayo, a partir de las 20.00 horas, en el Campo Ferial Bicentenario del Parque Urbano Central, ubicado entre las avenidas del Ejército y del Poeta.

La agrupación circense fue fundada el año 1976, bajo la dirección de Salek Gasaui Carrasco, con el nombre de “Circo Musical Moisés”, en el Cuarto Anillo de la ciudad de Santa Cruz, lugar que en ese momento resultó óptimo debido a que la zona no contaba con energía eléctrica y que no obstante las dificultades técnicas y logísticas que la compañía atravesaba, siempre fue apoyada por el público local, que por invitación del circo, asistía a las funciones portando lámparas de kerosene a cambio de un boleto para ingresar a ver el espectáculo.

Inicialmente el circo realizaba sus presentaciones con la ayuda de un amplificador a pilas y batería, dos tocadiscos, dos bocinas y un micrófono para amenizar los shows.

En el principio, gracias a la ayuda que algunos medios de comunicación brindaron al incipiente circo, numerosos cantantes formaron parte de las presentaciones por intermedio del doctor Carlos Rivera Parada, quien en el momento fungía como radialista y animador del “Show Pocho”, programa que vinculó el arte circense combinado con interpretaciones musicales de varios músicos, entre los que figura el renombrado cantautor Milton Cortéz.

Con el transcurso del tiempo, el circo Gasaui fue adquiriendo mayor renombre y comenzó a formar sus propios artistas, prescindiendo de los cantantes invitados y ampliando su recorrido por otras latitudes, hecho que llevó a su administración a denominarlo como “Circo Nacional Moisés”, cuya principal visión fue la de exaltar el arte nacional y a sus representantes más destacados.

Durante ese período de tiempo, el espectáculo se instaló en diversas localidades cruceñas, especialmente en aquellas que ofrecieran espacios verdes y canchas. Más tarde, los ejecutivos del circo decidieron mejorar la infraestructura para comenzar sus giras por el país. Las poblaciones de Bélgica, Warnes, Montero, Guabirá, Okinawa, Cotoca y otras presenciaron la llegada de un show novedoso y lleno de talento boliviano.

Entre los años 1976 y 1979, el circo cerró sus puertas porque un contrato llevó a los artistas a residir en Argentina. A inicio de los años ochenta, los hermanos Gasaui iniciaron una gira que se extendió hacia otros lugares en el suelo nacional, como Valle Grande, Camiri, Villamontes, Yacuiba, Tarija y Camargo, población que fue testigo de la tragedia que marcó un antes y un después en el medio circense.

Faruk Gasaui, segundo hijo del fundador, sufrió una caída del trapecio en plena función. El joven de 15 años, tuvo que ser trasladado hasta Tarija, para ser sometido a una operación de urgencia, pues tenía daños severos en la columna vertebral y riesgo vital. Luego de la intervención quirúrgica, el joven fue llevado a Santiago de Chile para ser sometido a otras operaciones. Producto de la caída, quedó parapléjico en una silla de ruedas.

El lamentable acontecimiento impactó duramente a la familia, ya que los artistas circenses no cuentan con seguro de salud. En un acto de solidaridad, otros circos del extranjero ayudaron a pagar parte de las cirugías cuyo costo era bastante elevado.

Como consecuencia de la tragedia, el espectáculo se vio obligado a cerrar porque los hermanos del malogrado artista, Yasmin de 18 años, Emilio de 14 y Salek de 12 tuvieron que emigrar a la Argentina para trabajar en presentaciones en ese país y remitir giros monetarios para aportar en la recuperación de Faruk, mientras que el fundador, Salek, derrumbado por el dolor, decidió abandonar el país.

En 1984, luego de trabajar en diferentes circos prestigiosos de Argentina, Perú y Chile, el artista retornó a Bolivia. En 1985, reinició las presentaciones en cines que contaban con escenarios, así como coliseos y colegios, en las ciudades de Oruro, La Paz y Los Yungas, hasta retornar a Santa Cruz y dedicarse a la actividad de manera permanente.

A partir de entonces, el Circo de los hermanos Gasaui pasó a conformar parte del patrimonio de la ciudad de Santa Cruz y ha sido reconocido a nivel nacional, por la calidad de sus artistas, puestas en escena e innovadores números siempre preparados con la ilusión de arrancar risas y diversión entre el público que admira su solidez y gran nivel de performance.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro