domingo, 10 de abril de 2016

Chonchon títeres creó una obra dedicada al cine mudo



Títeres Chonchon comenzó a recorrer Latinoamérica y gracias a la compañía de títeres El Waqui de Cochabamba pudieron conocer Bolivia.

El espectáculo que realizan es dedicado al cine mudo, la idea primaria de su creación fue construida para trabajar con niños que tenían problemas auditivos y gracias a ellos construyeron un lenguaje corporal para que no hubiera un intérprete en la obra como usualmente suele haber.
Miguel Oyarzún de la reconocida compañía de títeres Chonchon, dijo que se siente contento de estar en Bolivia y de haberse presentado en el festival Abril en Tarija. Contó que los miembros de su compañía estuvieron un tiempo en Argentina antes de irse a Europa, sus colegas titiriteros le dijeron que viajen por Latinoamérica y no se ceben por el vil metal.

Títeres
El espectáculo “Los comimos del 900” es una obra que se puede desarrollar en cualquier parte del mundo, es para niños y adultos. Oyarzún es fanático del cine mudo, dijo que es un género artístico del que puede sacar ideas de comicidad de grandes maestros como Chaplin, Búster Keaton, Harold Lloyd, Ben Turpin, Laurel y Hardy.
Oyarzún mencionó que siempre que trabaja en las escuelas explica como se mueve un títere, debido a que le pasó que cuando era niño vio un titiritero mayor que hizo títeres y quedó cautivado a la edad de 11 años. “Teatro y títeres estaba todo relacionado, nunca me olvidé que habían cumpleaños de mis amigos y yo siempre hacia títeres”, agregó.
Cuando creció se dio cuenta que podía trabajar profesionalmente en un teatro, tener una presencia importante de espectadores y tener un compromiso profesional. Oyarzún, desde sus 11 años continuó su trabajo como titiritero y entendió que era algo que no podía dejar de hacer.
“Llegar a Bolivia fue una gran emoción, uno va metiendo países a su bolsa en la verdadera América. Me pasó en España que uno conversa con los jóvenes de España y asume y le da vergüenza la colonización y la historia que pasó, me voy muy contento de Bolivia, otro país en mi cartera”, manifestó.
La puesta en escena de Los Cómicos del 900 está conformada por cinco pantomimas y la velocidad del desarrollo de la obra depende del público al que está dirigido. En el caso de trabajar con niños de cinco años, la obra se desarrolla de manera más rápida y cuando hay un público adulto la obra se la realiza de manera tranquila, para poder hacer todos los gestos y sutilezas, el niño es más exigente, la obra dura una hora.
La obra mencionada tiene diez personajes del cine y se agrega personajes, un tiburón, una sirena, una chica, un niñito. Para el presentador, se cuenta con diez personajes.
En 1967 Manuel, Roberto y Miguel Oyarzún incursionan en el milenario arte de los títeres, en la ciudad de Concepción de Chile. Su trabajo profesional se inicia en 1979 fundando el grupo Pirulín Pirulero, hoy conocido como El Chonchón.
El grupo no sólo se limita a realizar funciones para niños, sino que posee propuestas para el público adulto, es una de las compañías teatrales mas reconocidas del continente Americano. La obra “Los Cómicos del 900” fue estrenada en 2012, Oyarzún es el autor y director de la obra, Rocío Oyarzun Rodríguez, Laura Ferro son parte del elenco de la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro