sábado, 19 de diciembre de 2015

Josef Spacek, solista violinista y concertino checo “Mi profesor fue Laredo, un violinista superestrella”

Josef Spacek tiene 29 años y es uno de los violinistas más reconocidos de República Checa. Forma parte de la Orquesta Filarmónica de su país y se ha presentado en diversos escenarios alrededor del mundo.
Esta semana, el músico llegó a Bolivia para presentarse junto a la Orquesta Sinfónica Nacional e interpretar composiciones de Ludwig van Beethoven.
Antes de su presentación, Spacek conversó con Página Siete sobre la música y su acercamiento con Bolivia, pues está casado con Isabel, hija de una boliviana y un inglés. Además, el joven pasó clases con el afanado músico boliviano Jaime Laredo.
¿Qué piezas presentará en el concierto con la Sinfónica?
Tocaremos el Concierto para violín, de (Ludwig van) Beethoven, que es uno de los más famosos conciertos para violín que se han compuesto y es su único concierto; él sólo hizo un concierto para violín. La otra pieza en el programa es la Quinta Sinfonía, de Bee-
thoven. Así que los dos trabajos que están en el programa son extremadamente populares, se pueden llamar los permanentes.
¿Por qué cree que la música de Beethoven sigue vigente?
Porque él es un compositor muy consistente. Cada opus que él compuso es una especie de obra maestra, así que no hay puntos débiles en su música, todas las piezas que compuso son extremadamente buenas y bien escritas. Así que su música aún vive y vivirá para siempre.
¿Cómo y cuándo empezó a tocar violín?
No sé por donde comenzar. Empecé a tomar clases cuando tenía cinco años. Así que he estado tocando por 25 años. Estudié en mi ciudad natal, Praga, hasta que cumplí los 17 y luego fui a estudiar en Estados Unidos. Ahí estudié en el Instituto Curtis, en Filadelfia, y después en la Escuela Juilliard (Nueva York) por dos años. De hecho, uno de mis profesores fue Jaime Laredo, un violinista boliviano superestrella. Esa es otra conexión con Bolivia.
¿Es su primera vez en Bolivia?
No, es la segunda. La primera fue entre 2009 y 2010. Fue una visita familiar. Conocí a Isabel antes que a Jaime Laredo, y ella ya lo conocía.
¿Cómo fue el ensayo con la Orquesta Sinfónica?
Fue bueno. De hecho, estuve agradablemente sorprendido con la Orquesta. Por eso, la única frase que sé en español es: "Nosotros tenemos un ensayo”.
¿Cuál es la impresión que tiene de Bolivia?
Mi impresión general es que la gente es buena, al igual que la naturaleza, es muy hermosa, me encantan las montañas, es muy curativo. Musicalmente, creo que es un país lleno de gran potencial para la música, tal vez no hay muchas oportunidades o cualidad de educación, pero se puede ver el entusiasmo en cómo la gente toca su música. Hay mucho talento en este país.
¿Cómo llegó a formar parte de la Filarmónica checa?
La vacante se abrió durante mi último año en Juilliard, así que pensé que intentar sería una gran oportunidad y gané el trabajo. Tenía 24 años.
Usted ha realizado varios conciertos y giras, ¿cuál es el que más recuerda?
Hay muchos conciertos de los que tengo buenos recuerdos. Uno en particular fue al inicio de esta temporada, fue con Semión Bych-
kov, uno de los mejores directores en la actualidad. Es usualmente el lugar o el director los que lo hacen especial. Así que tocar en el Carnegie Hall hará que, por la atmósfera del lugar, todos toquen lo mejor que puedan.

Sobre el concierto
Propuesta La Orquesta Sinfónica Nacional culminará en 2015 con el programa XII, Furia Creativa: Beethoven. Como solista estará Josef Spacek. Además, se contará con la presencia de Mauricio Otazo como director invitado.
Recital La última presentación de Spacek en el país será hoy, a las 20:00, en el Centro Sinfónico Nacional (calle Ayacucho, 366).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro