domingo, 8 de noviembre de 2015

Umbral Teatro y su exploración creativa de la obra de Francovich


PRODUCCIÓN

Guillermo Francovich tiene una prolífica producción bibliográfica que abarca desde diálogos filosóficos, ensayos de diversos temas que van de la crítica de arte a la especulación sociológica y filosófica, con una notable adscripción al existencialismo europeo de moda.

La sombra, una de las enigmáticas obras de teatro del filósofo chuquisaqueño Guillermo Francovich, es la base de una serie de exploraciones creativas por parte de 'Umbral Teatro' de esta ciudad.

Con un despliegue de 20 actores sobre el escenario, el estreno ocurrió hace algunos meses, pero recientemente el elenco volvió a poner en escena esta pieza teatral con una variación significativa. A la representación artística se sumó la Orquesta de Cámara de la Universidad San Francisco Xavier bajo la dirección de Álvaro Monrroy, que compuso una música original para complementar el efecto sensible de esta obra de arte escénica. La representación tuvo una buena recepción del público y Umbral Teatro prepara una nueva tanda de funciones a corto plazo, con la que se busca perfeccionar la representación teatral.

La Obra
La Sombra está inspirada en un pasaje contenido en la monumental Historia de la Villa Imperial de Potosí de Bartolomé Arzáns de Orsúa y Vela, que se empezó a escribir en 1705. Según Blanca Wiethüchter, la crítica literaria boliviana concuerda en señalar a la Historia de La Villa Imperial de Potosí, como la primera obra de la literatura de Bolivia.

La trama
Dos jóvenes aventureros emprenden camino en busca del éxito, es decir satisfacer sus deseos y ambiciones más preciadas, pronto estos sentimientos se convierten en una pulsión excedida que los domina y afloran sus más terribles actitudes frente a la que en un inicio era una empresa común. Luego uno de los viajeros tendrá que cargar con la culpa de los efectos de su comportamiento desmedido, hasta encontrar la forma de redimirse.

La puesta en escena
Ricardo Rodríguez, director de Umbral Teatro, comenta sobre el estado psicológico del protagonisa principal. “Es un hombre con culpas, sus errores y pérdidas de valores, como ser la ambición, la avaricia y el egoísmo”.

Según Rodriguez, al trabajar la obra, vio la necesidad de escribir algunas partes complementarias, que permitan al espectador conocer el proceso de decadencia del personaje. Por ello se creó una escena introductoria, donde los aventureros deciden viajar desde España hasta Potosí para buscar fortuna, ante las dudas de sus madres que temen a la desmedida ambición de sus vástagos.

Luego, a efectos dramáticos, se escribió una escena sobre la aparición de la sombra, recurso simbólico para representar la culpa, en la que el joven esta en la tumba de su amigo, viendo cómo lo dejó morir, pero aún sin ceder a sus ambiciones; en ese momento aparece la sombra por primera vez, aunque el joven no se da cuenta. A partir de ahí viene el tormento que ya escribió Francovich, explica Rodríguez.

“Le hemos querido dar un sentido de secuencias que creíamos que aportaba pero a la expresividad de la obra en conjunto” apuntó.

La música
El proceso de musicalizar la obra, con el propósito de ampliar su efecto expresivo, surgió cuando Monrroy asistió a uno de los ensayos, cuenta Rodríguez. Ahí el músico se ofreció a componer una serie de piezas para la formación de cámara que dirige. Para la segunda presentación de La Sombra ya se contó con el apoyo de la orquesta de cámara y el trabajo compositivo de Monrroy. Según Rodríguez quedan unos detalles que cree necesario afinar y, en breve, La Sombra volverá al 3 de Febrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro