domingo, 25 de octubre de 2015

Filatelia: afición que se mantiene vigente en Bolivia

Cuando apenas era una niña y cursaba el prekinder en el colegio Santa Ana, Martha Villarroel aprovechaba que el antiguo correo de Santa Cruz quedaba cerca (en la esquina de la calles Ayacucho e Independencia) y se quedaba allí algunos minutos, viendo a la gente haciendo los trámites de envío de sus correspondencias, arrojando al suelo las estampillas que no ocupaba. Martha iba recogiéndolas y hoy, más de 50 años después, tiene una de las más importantes colecciones filatélicas de Bolivia, lo que le ha valido reconocimientos en otros países, como en un festival de la India, en 2011.

La anterior semana se realizó por primera vez en Santa Cruz la Exposición Filatélica Nacional (Exfina), en su 8.ª edición, y Martha fue una de las distinguidas entre los ganadores de esta muestran en la categoría Clase de Honor; ella es, además, presidenta de la Federación Filatélica de Bolivia.

Temáticas
Luis Dorado fue el organizador de la Exfina, él también es un experimentado coleccionista y llegó a tener su espacio de filatelia semanal en la revista EXTRA de EL DEBER. Dorado explicó que mucha gente entiende la filatelia como el proceso constante de coleccionar cualquier tipo de estampilla, pero no es así, sino que el trabajo consiste en que el coleccionista encuentre un tema que le interese y empiece a buscar todas las figuras sobre eso; por ejemplo, él es experto en sellos postales con la temática de los ferrocarriles. Martha Villarroel tiene una cuidadosa colección de estampillas de Bolivia, es más, tiene documentos que funcionaban como sellos desde antes que estos se pusieran en vigencia, es decir, de la época prefilatélica, el más antiguo de ellos es del año 1786, en plena época colonial, antes de la fundación de la República. “Ese lo conseguí de un amigo, me llamó y me dijo que lo tenía y me preguntó qué le daba a cambio; le ofrecí un par de prefilatélicas de Vallegrande, por suerte aceptó”, contó Villarroel. “A mí lo que me entusiasma es el intercambio de estampillas, no la compra y venta, me gusta hacer amigos a través de esto”, agregó la coleccionista.

De generaciones
Jorge Mavila fue uno de los participantes de la Exfina, él obtuvo medalla de plata con su colección Hegemonía sudamericana y europea de fútbol en la Copa Mundial. “La filatelia te permite, por lo menos en la parte temática, coleccionar de la manera en la que tú realmente quieras, le da sentido a tu colección, y yo soy alguien que ha vivido y sigue viviendo del fútbol”, explicó Mavila, que inició esta afición a sus nueve años, y hoy a sus 40, ha obtenido reconocimientos en varios certámenes filatélicos realizados en Perú y en Chile.

Los hermanos Óscar y Carlos Villarpando, de la misma manera, son fanáticos de la colección de sellos postales y sus hijos los están siguiendo. Sofía Alejandra, hija de Óscar, obtuvo la medalla de bronce en la Exfina pasada, con su colección cuya temática son los dinosaurios.

Óscar es especialista en la temática de la Antártida, y cuenta con algunos sellos que pertenecen a la base rusa, ejemplares que le envió su hermano cuando fue destinado allí.
Y así es como este arte para coleccionistas sigue vigente en Santa Cruz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro