domingo, 20 de septiembre de 2015

Un espacio que atesora el patrimonio musical boliviano

El Centro de Información de Música Boliviana "C-Musical” es un archivo que atesora el patrimonio sonoro del país. Dependiente del espacio Simón I. Patiño, es concurrido por los melómanos que disfrutan ya sea cuando posan la aguja del tocadiscos sobre un vinilo o cada vez que abren una monografía que guarda la historia escrita con tinta de algún compositor o artista nacional.
La impulsora del C-Musical es la directora del Espacio Patiño, Michaela Pentinalli, como resultado de su interés por conservar el archivo fonográfico de la radio Portales de Cochabamba. Esa colección, integrada por 1.500 vinilos, que fue donada el Centro de Documentación en Artes y Literatura Latinoamericanas (Cedoal) de Patiño, fue la base del Archivo Fonográfico Boliviano y Latinoamericano, que posteriormente se convirtió en el C-Musical, especializado en música boliviana.
En el interior del C -Musical, ubicado en la calle Ecuador del barrio de Sopocachi, lo primero que se percibe es un mural con la evolución de las portadas de los discos bolivianos más reconocidos. A pocos metros de este elemento artístico, que proporciona pinceladas de colores al ambiente, hay estantes plomizos de madera que albergan una colección de alrededor 3.800 discos de carbón y vinilo a disposición de los visitantes.

Estas piezas musicales, que guardan innumerables historias, son escuchadas en reproductores que se encuentran distribuidos por el ambiente y tan sólo con colocar un disco o cinta de reproducción se encargan de deleitar a los visitantes. Se trata de una radio antigua capaz de captar frecuencias del exterior, platos de reproducción de discos de vinilo de ocho y 12 pulgadas, monitores de reproducción, magnetófono y una consola.
El técnico documentalista del C- Musical, Álvaro Mollinedo, indica que actualmente se realiza el proceso de digitalización de todos los discos de carbón, vinilo y cintas magnetofónicas del archivo, con el propósito de conservar el patrimonio musical boliviano. Este trabajo, que al momento tiene un 60% de avance, se realiza en tiempo real para obtener una copia de resguardo, una de restauración, una de exhibición y una para el catálogo digital.
"Antes de digitalizar hay que limpiar el disco utilizando una mezcla de alcohol propílico, agua destilada y un paño. Luego de llevar a cabo este proceso, cada disco demora casi 45 minutos en digitalizarse y finalmente se lo coloca en nuestro archivo digital. No prestamos discos a domicilio y no grabamos para ningún usuario porque respetamos los derechos de autor. La gente que gusta de la música tiene aquí un ambiente cómodo donde la puede escuchar”, indica.
Para la gente que no puede visitar el centro personalmente está disponible el archivo digital. Tan sólo ingresando al portal digital del Espacio Simón I. Patiño se puede disfrutar de los mismos discos de carbón y vinilo y cintas magnetofónicas que se encuentran en el C-Musical.
Siempre sonriente y con un conocimiento musical nato, la responsable del Centro de Documentación en Artes y Literatura Latinoamericanas, Ludmila Zeballos, indica que el archivo tiene alrededor de 2.000 monografías de música boliviana y latinoamericana, que narran la historia de los grupos o compositores. Actualmente se concluyó con la elaboración de monografías para recuperar la historia de grupos fundamentales para el país como Wara y Los Caminantes, entre otros.
"Algunos investigadores -como Sergio Calero, Álvaro Montenegro y Sergio Prudencio- nos han dicho que es la colección más completa de monografías escritas sobre la música boliviana. También tenemos revistas de música boliviana y recortes de prensa con toda la movida musical que se realizó en la ciudad. Este archivo es un patrimonio musical boliviano que no sólo sirve para disfrutar sino también para investigar”, destaca Zeballos .
En los estantes plomizos de madera no sólo se encuentran repisas con discos sino también cajones que guardan grabaciones inéditas de los conciertos de música clásica y nacional que organiza de forma regular la Fundación Simón I. Patiño. También se puede hallar grabaciones de entrevistas con personalidades de la literatura nacional y mundial, por ejemplo del poeta y narrador paceño Jaime Saenz y del escritor argentino Julio Cortázar, asegura.

Entre los próximos proyectos del C-Musical, se prevé su traslado a un edificio ubicado en el centro paceño que cuenta con más espacio que el actual. En la nueva sede se ampliarán la colección sonora y el archivo escrito. Además, se ofrecerá otro tipo de propuestas musicales para la población melómana siempre con el principio de resguardar el patrimonio musical boliviano.

El C-Musical abre sus puertas a todos los amantes y personas interesadas en la música de lunes a viernes en horario de oficina. La entrada es gratuita para los visitantes de todas las edades.

Presentarán un libro de Modesta Sanginés
La responsable del Centro de Documentación en Artes y Literatura Latinoamericanas (Cedoal), Ludmila Zeballos, anunció que presentarán un libro acerca de la compositora Modesta Sanginés. La actividad se llevará a cabo a fin de año en el C-Musical.
"El libro recopila todo lo relacionado acerca de la vida y carrera musical de la compositora. Esta obra tiene fotografías, partituras, catálogo, entre otras cosas. Antes de su publicación ya tenemos pedidos del exterior. Esperamos que sea un éxito”, explica.
Un equipo integrado por Javier Parrado y Mariana Alandia fue designado para recopilar todo el material que se incluirá en el libro. También otros artistas nacionales participaron en la elaboración de la obra.
"El día de la presentación vamos a ofrecer un concierto con las piezas más reconocidas de la compositora paceña pionera, que serán interpretadas por la pianista Mariana Alandia. Esperamos brindar una presentación como lo merece Modesta Sanginés”, dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro