miércoles, 16 de septiembre de 2015

Preocupa situación de cantantes líricos en el país

Muchas personas, sobre todo gente en el medio coinciden, que ser músico en Bolivia es difícil, pues afirman que es una carrera mal pagada si no se tiene éxitos y es por eso que llega a ser parte de un pasatiempo. Pero qué pasa cuando se quiere hacer de la música una carrera que va más allá y enfocarla en el toque selectivo; por ejemplo el caso de los cantantes líricos, que según Marcelo Aguilar, miembro de la Compañía Lírica Boliviana, luego de 12 años, este año egresará una estudiante del Conservatorio Nacional de Música, pero cuya licenciatura tendrá que realizarla en otra casa de estudio fuera del país y esto podría costarle incluso otros cinco años de formación.

“Es una cifra preocupante y creo que soy un testimonio fiel de esto, pues egresé del Conservatorio hace 14 años y tuve que continuar mis estudios en Madrid donde recién me dieron la licenciatura, pero fueron 11 años de estudio y al volver al país encontré ciertas limitaciones para los artistas en este género”, explica Aguilar, quien en la actualidad es docente del Conservatorio de Música, además de una universidad privada, la única que otorga licenciatura.

"Este es un pedido que hacemos desde hace tiempo a las autoridades, no sólo para los cantantes líricos sino para todos los estudiantes del conservatorio; para otorgarles el título académico, pero lastimosamente dicen que primero se debe hacer la licenciatura con los docentes y luego los estudiantes”, agregó.

FRUSTRACIÓN

En el caso de la carrera lírica, Aguilar explica que son nueve años de formación, pero que lastimosamente por la situación, estos son abandonados, por falta de un futuro.

“Anteriormente, se otorgaba el título de técnico superior pero, como en mi caso muchas de las materias no me fueron convalidadas y tuve que volver a realizarlas en el exterior, lo que me tomó 14 años de estudios en total”, dijo.

Una de las aspiraciones, concluidos los estudios en el Conservatorio, es integrar la Orquesta Sinfónica Boliviana, cuyas puertas están abiertas al músico previo un examen, para ver el grado y talento musical que tiene. En el caso de los artistas líricos Rita Calvo, gerente general de la Fundación Orquesta Sinfónica Nacional, afirma que al año se organizan dos temporadas líricas, para lo cual se hace invitaciones directas, este año se la realizará en noviembre con un réquiem de Mozart y contará con la participación de Alejandra Wayar.

“Es importante mencionar que la Sinfónica, no solo apoya a cantantes, sino también a artistas de todos los sectores e intérpretes de diferentes estilos. Nuestra visión es abrirnos a otros géneros y más estilos como lo hemos estado realizando en las últimas temporadas”.

Al respecto del Conservatorio, Calvo opina que este debería fomentar la formación a nivel licenciatura, para seguir capacitando artistas, “quienes son los que revitalizan la misma cultura, algo vivo que está en evolución y sería bueno contar con centros de formación especializada –agregó— la Orquesta no tiene la misión de formar artistas, acá (a la orquesta) se viene a trabajar, para eso existen escuelas de música, pero no se descartan los talleres específicos con solistas invitados, para aportar a nuestro músicos”.

Calvo complementó que los músicos líricos realizan trabajos específicos uno de ellos es la Compañía Lírica Boliviana.

UN AUGURIO PARA LA MÚSICA CLÁSICA

Creada en junio de 2014 en La Paz, La Compañía surgió del interés de un grupo de jóvenes cantantes por llevar áreas de ópera, zarzuela y música de cámara de distintas épocas y estilos a escenarios donde habitualmente estas no se interpretan. Como músicos, los miembros de la Compañía están conscientes de que una forma de contribuir a la música que en general se interpreta en Bolivia es proponiendo un repertorio que la mayor parte de las veces no es cantado no por su falta de aceptación, sino por su falta de conocimiento. Es así que estos cantantes, de gran trayectoria profesional y académica, se han propuesto hacer que al menos las áreas de ópera más conocidas del repertorio lírico nacional e internacional sean escuchadas por un público que de otra forma tiene difícil el presenciar una interpretación en vivo, puesto que en nuestro país la puesta en escena de una ópera completa es algo que solo ocurre eventualmente.

Si bien los miembros fijos de la Compañía son seis (está conformada por las sopranos Susana Renjel, Daniela Renjel y Diana Azero, la mezzosoprano Sofía Ayala, el tenor José Luis Duarte y el barítono Marcelo Aguilar) se tiene previsto en un futuro próximo llevar adelante conciertos con cantantes invitados, ya que felizmente existen en Bolivia muchos más profesionales o intérpretes formándose para llegar a serlo.

En este corto tiempo la Compañía ha realizado varios conciertos de ópera, música sacra y classical crossover (música popular-lírica) en el Club de La Paz, Círculo de la Unión, Iglesia Luterana, Auditorium del Campo Ferial Chuquiago Marka, Club de Tenis La Paz, el BID y otros lugares. El año pasado fueron invitados a cantar la temporada navideña junto a la Orquesta Sinfónica Nacional.

La existencia de este tipo de agrupación, conformada por gente joven, es un buen augurio para la historia de la música clásica en Bolivia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro