viernes, 15 de noviembre de 2013

Denuncian que valiosas obras paceñas serán enviadas a Sucre

Colecciones de libros del escritor y archivista León M. Loza, del autor Ismael Sotomayor y folletería paceña del siglo XIX son parte del patrimonio paceño que podría ser enviado al Archivo y Biblioteca Nacional de Sucre.
Las obras fueron resguardadas durante años por el Repositorio Nacional de La Paz, oficina que en abril sufrió el derrumbe de sus depósitos, situación que en la actualidad le impide continuar guardando los más de 95.000 ejemplares de libros, revistas, discos y periódicos bolivianos.

El Ministerio de Culturas planteó la posibilidad de trasladar todo ese material a Sucre; sin embargo, la medida es observada por intelectuales paceños, que solicitaron al Gobierno reconsiderar esta posibilidad, ya que La Paz perdería importante patrimonio documental.
"Estamos preocupados porque el material bibliográfico y sonoro del Repositorio Nacional será enviado a Sucre. Creemos que gran parte de esa documentación representa la memoria histórica de los paceños”, explicó la historiadora Mary Money, quien hace unos días envió una carta al ministro de Culturas, Pablo Groux.
Más de una veintena de intelectuales y personalidades de la cultura paceña se reunieron el miércoles para coordinar tareas y así evitar el posible traslado de las obras.
El Repositorio Nacional, creado en 1968, depende del Ministerio de Culturas desde 1993. Tiene la misión de registrar, catalogar y salvaguardar toda la producción intelectual de Bolivia. Guarda una colección de material bibliográfico y fonográfico que resume la producción nacional desde 1980.


"Pedimos al Estado que se haga cargo de la restauración de la casa que albergaba al repositorio. Es una de sus obligaciones cuidar el patrimonio de los paceños”, complementó la escritora e investigadora Gervacia Loza.

En la carta enviada al ministro de Culturas, los intelectuales también piden la elaboración de un inventario de todas las obras que guarda este repositorio, ya que al parecer la institución no tiene un registro preciso de las piezas que resguarda, informó el ingeniero Juan León Reyes.
En mayo, Groux indicó que estaban identificando espacios para abrir nueve bibliotecas departamentales que serán las que se encargarán de la recepción de las obras y el registro en las ciudades capitales. Agregó que una parte de las obras del Repositorio Nacional sería trasladada al Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia en Sucre.
Página Siete solicitó una entrevista con el ministro de Culturas u otro funcionario responsable del tema, pero desde ese despacho no pudieron atender la solicitud.
Por otro lado, la Alcaldía de La Paz sostuvo que buscará que las obras del repositorio se queden en La Paz. "Identificamos algunos lugares donde pueden guardarse adecuadamente las obras”, dijo Pedro Susz, director de Gobernabilidad del municipio.

Agregó que la Alcaldía designará un presupuesto anual para el cuidado de las obras y que desde la Dirección de Patrimonio se está realizando un diagnóstico para evaluar la inversión que se requiere para restaurar los depósitos del repositorio que fueron dañados por un derrumbe.

"Estamos preocupados porque el material bibliográfico y sonoro del Repositorio Nacional será enviado a Sucre”.
Mary Money, historiadora

Puntos de vista
Pedro Querejazu Historiador
"Es vital preservar las obras”

Creo que el Estado tiene la obligación de proteger el patrimonio documental. En el caso del Repositorio Nacional, es posible que las autoridades trasladen circunstancialmente algunas obras al Archivo y Biblioteca Nacionales de Sucre. Pienso que esa determinación no es mala, ya que busca el cuidado y el resguardo de las colecciones.
Creo que hay que dejar de lado las posturas de quién es o no el dueño del patrimonio. La prioridad es proteger los documentos, más allá del lugar de pertenencia.
Las autoridades tienen que buscar el lugar más seguro para resguardar los documentos. Los ciudadanos tienen que entender que las obras pertenecen a todos los bolivianos.

Mary Money
Historiadora
"Hay que salvar
el patrimonio”
El Estado boliviano tiene la obligación de restaurar la casona que albergaba el Repositorio Nacional porque es un patrimonio del país.
Es importante que las autoridades entiendan que varias colecciones del material bibliográfico y sonoro del repositorio pertenecen a autores y escritores paceños, y por ende forman parte de la memoria histórica de La Paz.
El repositorio guarda también copias de todas las obras registradas en el Depósito Legal. Cada autor deja cinco copias para ese registro. Entonces, dos copias son enviadas para el fondo del Archivo y Biblioteca Nacionales de Sucre. Los otros ejemplares se quedan en La Paz. Por ello no tiene sentido mandar copias a Sucre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro