lunes, 13 de junio de 2011

Incivilización montaña negra en acción

Sorprende la cantidad de jóvenes activistas, grupos de hombres y mujeres que buscan y proponen nuevas formas de vida en pleno corazón del mundo capitalista, industrial y globalizado: Londres. Entre los que más nos maravillaron está DarkMountain o Montaña Negra.
Se trata de un nuevo y creciente movimiento cultural de escritores, artistas, trabajadores y artesanos que descreen de las historias que nuestra civilización se dice a sí misma. “Creemos que estamos entrando a una era de declinación material, de colapso ecológico, de incertidumbre política y social  y que nuestras responsabilidades culturales deberían reflejarlo en vez de negarlo”, dice parte de su manifiesto.
En una de sus comunes reuniones de miércoles por la noche, cerca de la famosa Rueda de la Fortuna, encontramos al grupo. Ahí está Dougald Hine, escritor y fundador de Montaña Negra: “DarkMountain nace de conversaciones entre jóvenes escritores, activistas y ecologistas en torno a la frustración que sentimos sobre la dirección que el ecologismo ha tomado, hablando sólo sobre las emisiones de carbono, el cambio climático, tecnología, soluciones políticas y tratados internacionales. Y no es que nosotros quisiéramos evadir estos temas, pero queríamos hacernos preguntas más profundas. Nos interesaba cuestionarnos sobre cómo es que llegamos hasta este desastre del cambio climático, de la inestabilidad económica, de la escasez de recursos, y empezar a hablar sobre las raíces de nuestras sociedades, del por qué estamos aquí y del significado del ser humano y su íntima relación con la naturaleza”.
“Es importante comenzar a cuestionar las certezas sobre las que nuestras sociedades se han formado —añade—: la idea que tenemos de que el ser humano está separado de la naturaleza y que es capaz de controlarla, la idea de este progreso. El mundo como lo conocemos tiene que acabar”, añade el activista.
Nos aclara que cuando se habla de colapso en sociedades occidentales, no quiere decir apocalipsis, sino una nueva forma de vida. A esta propuesta la llaman incivilización, concepto sobre el cual publicaron un libro bien acogido en Gran Bretaña.
La incivilización es la propuesta que Montaña Negra hace a quien quiera sumarse: “No vamos a sostener más esta forma de vida, no vamos a pretender salvar el planeta sólo reciclando basura, tenemos que hacernos cargo del mundo y del tiempo difícil por el que nos toca atravesar”.
Incivilización no es ser anticivilizatorios, sino destejer mitos: “Estos son tiempos precarios sin precedentes. Nuestras economías se derrumban mientras el caos de los mercados, las fundaciones ecológicas y nuestra forma de vida colapsan. Pensar en la incivilización significa rescatar lo que perdimos en el camino. Es mirar al pasado pero no retroceder. Es escucharlo a fin de encontrar respuestas para el futuro. Deshacernos de la idea de que las ciudades son el centro del universo y de que la historia de nuestras civilizaciones va en línea recta. Es encontrar caminos esperanzadores hacia  algo mejor”.
Dougald suele decirle a la gente que si quiere imaginarse el futuro, no lo vea como no los han pintado; por el contrario, “veamos a nuestro alrededor y notemos qué cosas han sobrevivido a lo largo de los años y que suceden en distintos tiempos y contextos: eso es lo que perdurará”.

Brújula
Si quiere saber más del movimiento nacido en Londres (Inglaterra), denominado Montaña Negra, visite la página
web ‘www.dark-mountain.net’ o escriba al correo electrónico de Dougald Hine: ‘dougaldhine@gmail.com’. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Arte, Pintura, Cultura, Teatro